Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las embarazadas alemanas no quieren dar a luz... todavía

Las ayudas gubernamentales invitan a las mujeres en cinta a intentar retrasar el parto hasta 2007

El Gobierno alemán entregará hasta 25.000 euros en ayudas a los padres que tengan un hijo a partir del 1 de enero, para ayudarles a costear los gastos de traer una personita al mundo. Así las cosas, la radiotelevisión pública británica (BBC) informa hoy de que las embarazadas que están a punto de dar a luz han optado por poner en práctica todo tipo de trucos caseros e incluso médicos para retrasar el parto unos días y asegurarse así hacer caja.

La iniciativa gubernamental tiene como objeto elevar la tasa de natalidad: las mujeres alemanas tienen una media de 1,37 hijos, bastante por debajo del 2,1 que sería necesario para mantener la población estable (sin tener en cuenta los flujos migratorios, claro). En la actualidad, los padres reciben hasta 7.200 euros durante dos años para costear los gastos de sus retoños.

Y 7.200 euros recibirán aquellas madres que den a luz a las 23.59 del 31 de diciembre. Un minuto después, la cantidad se multiplicaría por tres y pico, en concreto hasta dos tercios de su salario anual con un límite de 25.200 euros.

Es por ellos que los médicos han tenido que advertir a las embarazadas de que no tomen ningún medicamento para tratar de atrasar el parto, mientras ellas evitan todos los remedios tradicionales para adelantarlo: beber vino tinto, comer curry, hacer ejercicio, etcétera.

Hasta tal punto llega el asunto que un obispo berlinés ha pedido que se adelante la fecha límite para recibir las nuevas subvenciones: “Sería un gesto antiburocrático en sintonía con el espíritu de la Navidad adelantar la fecha del 1 de enero al 24 de diciembre”, ha dicho Wolfgang Huber, uno de los líderes de la iglesia protestante.