El Supremo avala las reuniones del Partido Socialista vasco con Batasuna

El tribunal considera que sería un "fraude constitucional" pretender "corregir la dirección de la política interior o exterior de un Gobierno democráticamente legitimado"

El Tribunal Supremo ha decidido no obstaculizar los contactos entre los partidos políticos y la ilegalizada Batasuna al no admitir a trámite la querella de la asociación Manos Limpias contra el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y contra varios dirigentes del PSOE y del PSE-EE por la reunión que Patxi López y Rodolfo Ares mantuvieron con Arnaldo Otegi el pasado 6 de julio en un hotel de San Sebastián. El alto tribunal señala que no impedirá esta clase de encuentros mientras no haya una "orden expresa" que los prohíba.

Más información
De la Vega: "La sentencia del Supremo ha abierto un camino"
Incendiados con líquido inflamable dos cajeros automáticos en Pasajes

La querella de Manos Limpias fue interpuesta contra Zapatero y los miembros del Consejo de Ministros, y contra los dirigentes del PSE-EE Patxi López y Rodolfo Ares. En el auto hecho público hoy, la Sala de lo Penal del Supremo recuerda que sólo es competente para resolver el asunto sobre Zapatero y los miembros del Consejo de Ministros por su condición de aforados. Para los dirigentes vascos, el responsable de decidir es el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV).

"Fraude constitucional"

La Sala, con Juan Saavedra de ponente, explica que la razón para archivar el caso es que el ejercicio del control judicial sobre la actuación de los otros poderes del Estado -y concretamente sobre la actuación del Ejecutivo- "nunca podrá realizarse haciendo abstracción de la primacía que tiene el principio democrático en el sistema constitucional, primacía que tiene las Cortes Generales, que representan al pueblo español, las que controlan la acción del Gobierno". Así, señala que sería un "fraude constitucional" que alguien pretendiese, mediante el ejercicio de la acción penal y la puesta en marcha de un proceso de la misma naturaleza, "corregir la dirección de la política interior o exterior de un Gobierno democráticamente legitimado".

El Supremo destaca que "los tribunales españoles pueden ser llamados a controlar la acción del Gobierno", aunque precisa que ésta es "una función específicamente atribuida a las Cortes Generales" y añade que la Carta Magna atribuye a los primeros "el control de la potestad reglamentaria y la legalidad de la actuación administrativa". No obstante, subraya que este control no difiere de la "función genérica de juzgar que, bajo la inspiración del principio de igualdad de todos ante la ley, tiene atribuida el orden jurisdiccional penal en el ámbito de su específica competencia".

El futuro de otras querellas

Manos Limpias presentó esta querella al entender que la reunión que mantuvieron los socialistas vascos con Otegi supuso una "quiebra del Estado de Derecho" y una vulneración de la Ley de Partidos. El Ministerio Fiscal informó el pasado 19 de septiembre en contra de la admisión a trámite de la querella por no ser los hechos que se relatan constitutivos de infracción penal y solicitó el acrhivo de las diligencias.

El Tribunal Superior de Justicia del País Vasco ha admitido a trámite la querella interpuesta por el Foro de Ermua contra el lehendakari, Juan José Ibarretxe, y contra Patxi López y Rodolfo Ares, denunciados por el PP vasco y Foro de Ermua, todos ellos por reunirse con miembros de la ilegalizada Batasuna.

Tras conocer la decisión del Supremo, la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, ha mostrado su "respeto y acatamiento" a las resoluciones judiciales y ha explicado que no es partidaria de la "judicialización" de la vida política. "Las repercusiones de la decisión del PP de querellarse serán objeto de los tribunales pero es cierto que hoy se ha abierto un camino", ha manifestado a preguntas de los periodistas tras la reunión del Consejo de Ministros.

Los encuentros de cualquier partido político y Batasuna no son ilegales, mientras no se prohiban expresamente. Esa es la decisión que el Tribunal Supremo ha hecho pública hoy.Vídeo: ATLAS

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS