Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Elecciones autonómicas en Cataluña

CiU no consigue mayoría suficiente para cerrar el paso a un nuevo tripartito

Los socialistas apuestan por un gobierno "catalanista y progresista" .-ERC, abiertos a iniciar diálogos con las distintas formaciones

Pese a que CiU ha ganado estas elecciones, las fuerzas políticas están obligadas a buscar pactos a partir de esta noche para decidir quién se hará cargo de la nueva Generalitat catalana. Los convergentes obtienen 48 escaños. Una posibilidad que gana fuerza es la reedición del tripartito, ya que PSC, ERC e ICV obtienen 71 escaños, más allá de la mayoría absoluta de 68. Por el momento, el PSC ya ha anunciado que contempla esta posiblidad.

El portavoz del PSC, Miquel Iceta, ha asegurado tras conocer los primeros sondeos difundidos al cierre de los colegios electorales que CiU "ha fracasado en su intento de convertir estas elecciones en un plebiscito" contra el tripartito, y ha apostado por formar un ejecutivo "de progreso" y "sólido". Esto abre la puerta a un nuevo tripartito, que se reeditaría con PSC y ERC más debilitados y con ICV con tres escaños más que en los comicios del 2003. Con esta fórmula, los socialistas catalanes cerrarían el paso a la Generalitat a CiU, tal y como desearía la mayoría del partido. Otras facciones se inclinan más por formar un gobierno socialista con ICV, aunque este Ejecutivo se formaría en minoría, ya que ambas formaciones suman sólo 47 escaños, alejados de la mayoría absoluta de 68.

Coalición socioconvergente

Otra de las posibilidades abiertas es la de la alianza de CiU y los socialistas de Montilla. Ambas formaciones suman 85 escaños. Esta posiblidad cuenta con grandes apoyos. Desde Madrid, podría verse esta alianza como más justificable que pactar con el independentista ERC, y el empresariado avalaría sobradamente esta Generalitat, curtida en experiencias pasadas. Además, según los sondeos, sería la fórmula preferida del electorado, seguida a corta distancia por la del tripartito.

Dentro de este abanico, se abre también la vía de un gobierno en solitario de CiU con el apoyo parlamentario puntual del PSC, sin llegar a compartir un reparto de carteras, al menos hasta los comicios generales. Sin embargo, hasta ahora los convergentes no se han mostrado muy entusiastas con esta opción, a no ser que se hubiese dado un empate con los socialistas.

CiU y ERC

Ambas formaciones suman por los pelos la mayoría absoluta (69 escaños). Se trataría de un gobierno nacionalista, algo que en la actualidad no desata los entusiasmos de Convergència i Unió. En este sentido, hay que recordar que en su día el propio Pujol prefirió una alianza con el Partido Popular. Por otra parte, Esquerra puede ahora optar por sumarse a CiU o elegir formar parte de un nuevo tripartito.