Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Superhombre o caradura?

Un mentalista intenta en Trujillo pasar cinco días en un ataúd y los vecinos denuncian que se fugó el primer día

El mentalista cacereño Carlos Santillana se introduce en el ataud el pasado lunes en Trujillo.
El mentalista cacereño Carlos Santillana se introduce en el ataud el pasado lunes en Trujillo. EFE

¿Superhombre o caradura? Es la pregunta que se hacen los ciudadanos de la localidad cacereña de Trujillo sobre su paisano el mentalista Carlos Santillana, que hoy ha tenido que suspender el reto de permanecer cinco días metido en un ataúd en la plaza del pueblo por una "subida de pulsaciones", según la organización del evento. Mientras, muchos vecinos del pueblo aseguran que vieron a Santillana salir del ataúd el mismo lunes.

Santillana inició este lunes el que debía ser uno de sus mayores retos personales, consistente en permanecer durante cinco días encerrado en un féretro en la plaza Mayor de Trujillo. Sin embargo, la organización del evento ha informado esta madrugada de que la instalación -una urna que contenía el ataúd- ha tenido que ser retirada y el mentalista rescatado tras sufrir "una subida de pulsaciones". De hecho, una grúa ha retirado esta madrugada la urna.

La historia no pasaría de un intento frustrado de sobrepasar los límites humanos si no fuera por varios ingredientes adicionales. El primero es la indignación que muchos vecinos de la villa expresaron en la prensa al denunciar que el mismo lunes vieron al mentalista escabullirse del escenario e introducirse en un automóvil que le esperaba. Mientras, la organización asegura que, tras ser extraído del féretro, Santillana fue atendido, con suministro de suero, en el servicio de urgencias de Trujillo, desde donde fue trasladado a Cáceres capital. Sin embargo, según fuentes del centro de salud de Trujillo, no consta en el libro de registro de urgencias el supuesto ingreso del mentalista.

Tras conocerse estos últimos hechos, el malestar entre los vecinos de Trujillo se ha acrecentado y en los comentarios entre ciudadanos predominan expresiones como "tomadura de pelo", "insulto para toda Extremadura" y "cachondeo para todos los extremeños".