Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El conductor del tren de Villada afirma que nadie le avisó de que iba a cruzar un cambio de vías

El tren descarriló a más de 100 kilómetros por hora donde el máximo permitido era de 40

La Comisión Técnica que estudia las causas del descarrilamiento del tren en Villada (Palencia) ha concluido su informe, que será remitido al Ministerio de Fomento y que, inicialmente, apuntaba a un exceso de velocidad como causa principal. La ministra de Fomento, Magdalena Alvarez, ha solicitado comparecer en la Comisión correspondiente del Congreso, para informar sobre el accidente, aunque está por decidir la fecha de la comparecencia.

Teléfonos habilitados por Renfe y Adif para familiares y afectados
900 200 222 / 902 200 215

Dentro de las diligencia abiertas, el juzgado de instrucción número 3 de Palencia ha requerido a Renfe los telefonemas, sistemas de comunicación en los que quedan grabados los avisos de estaciones de tren dados a los maquinistas en situaciones como la de una vía ocupada.

El conductor del tren que descarriló el lunes a su paso por la estación de Villada (Palencia) ha declarado a la policía judicial que no cometió ningún error: siguió las indicaciones de las señales, pero nadie le advirtió que estaba a punto de cruzar un cambio de vías. El tren llegó a ese punto a una velocidad superior a 100 kilómetros por hora, cuando la máxima para esa maniobra tendría que ser de entre 30 y 40 kilómetros por hora.

El conductor no redujo la velocidad porque nadie le avisó que debía hacerlo, según han informado a la Cadena Ser fuentes de la investigación. La policía le ha sometido a pruebas de alcoholemia y drogas, y ha dado negativo. La ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, ha afirmado que el trabajador "merece todo nuestro respeto y apoyo" en la delicada situación psicológica que atraviesa.

El tren Diurno A Coruña-Vigo-Bilbao-Hendaya, formado por una máquina del tipo 269 y seis vagones de la serie 9000, descarriló a la entrada de la estación de Villada al realizar un cambio de vías no habitual a una velocidad a la que debía simplemente pasar sin parar por la estación. La maniobra hizo descarrilar el segundo vagón, que chocó contra el pilar del paso elevado. Ambos quedaron destrozados.

La razón de que cambiara de vía, según los técnicos que investigan el accidente, fue para que el tren siniestrado pudiera adelantar, en plena marcha, a un Regional que iba por delante y que circula entre León y Palencia, mucho más lento por las frecuentes paradas que hace en numerosas estaciones. La velocidad y, sobre todo, los intentos de frenada en el último momento son, según los primeros datos de la investigación, la causa por la que los vagones sufrieron una fuerte sacudida, que sacó de la vía al primero y lo empotró lateralmente contra la pilastra derecha del puente que hasta ayer se alzaba sobre las vías, apenas unos metros después del cambio de agujas. El puente tuvo que ser demolido por peligro de derrumbe.