Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El viento dificulta la extinción del incendio declarado entre Cáceres y Toledo

El fuego que continúa activo ha obligado a desalojar a 153 personas de la localidad de Puerto de San Vicente (Toledo)

El cambio de dirección del viento dificulta las tareas de extinción del incendio que permanece activo entre las provincias de Cáceres y Toledo y que hasta el momento ha afectado en torno a 2.500 hectáreas de bosque mediterráneo, pastos y monte bajo.

El fuego obligó a desalojar a 153 vecinos, de los 600 residentes en la localidad de Puerto de San Vicente (Toledo), que recibieron avituallamiento y fueron alojados en casas de particulares, un hostal y una residencia de la población próxima de La Nava de Ricomalillo, según fuentes de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Castilla-La Mancha.

El alcalde de Puerto de San Vicente, Javier González Blanco, se mostró convencido de que el fuego, que llegó a un kilómetro de las viviendas desalojadas, se puede controlar, con los medios disponibles y los cortafuegos realizados en las últimas horas.

El incendio comenzó en la provincia de Cáceres y afectó a partir de las 14:00 horas a una superficie de bosque mediterráneo, pastos y monte bajo del suroeste de la provincia de Toledo, en los términos municipales de Mohedas de Jara y Puerto de San Vicente.

En las labores de extinción, trabajan doce agentes medio ambientales, cuatro técnicos, siete retenes, siete motobombas, diez máquinas pesadas y una BRIF del Ministerio de Medio Ambiente. Los efectivos proceden de las comunidades de Extremadura, Castilla-La Mancha y Madrid, que ha aportado dos máquinas pesadas para elaborar cortafuegos.

Por otra parte, las mismas fuentes han precisado que el incendio que se declaró a las 14:21 horas de ayer en una zona de monte bajo y matorral en Calzada de Calatrava (Ciudad Real) se intentará controlar esta noche, con siete máquinas pesadas, nueve cuadrillas retenes, seis motobombas y dos móviles.