Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Interceptados 129 inmigrantes en las costas andaluzas y canarias

Una primera expedición lleva a 23 clandestinos a Gran Canaria, seguida de una segunda patera con 72 indocumentados en Almería y una tercera con 34 en Granada

Un total de 129 inmigrantes indocumentados a bordo de tres embarcaciones han sido localizados en las últimas horas en las costas andaluzas y canarias. Una primera expedición ha dejado 23 clandestinos en Gran Canaria, seguida de una segunda patera con 72 indocumentados en Almería y una tercera con 34 en Granada.

La última patera, con 34 inmigrantes, al menos tres de ellos menores, ha sido intercepta esta tarde a unas 15 millas al sur de Motril, según fuentes de la Guardia Civil. La patera fue avistada sobre las 14.10 horas por el Sistema Integral de Vigilancia Exterior (SIVE) y, minutos después, por un helicóptero de la Guardia Civil. Según el testimonio de los inmigrantes, la embarcación, de seis metros de eslora y dos de manga, llevaba en la mar 48 horas cuando fue interceptada y tenía el motor parado por una avería. Los inmigrantes, de origen magrebí, fueron trasladados por la embarcación Mir Fak de Salvamento Marítimo al puerto de Motril, donde les esperaba un dispositivo formado por Guardia Civil, Policía Nacional y Cruz Roja, que les dispensó una primera atención sanitaria y alimenticia.

Uno de ellos, diabético, tuvo que recibir asistencia médica especializada, aunque no se encuentra grave. Después fueron conducidos al Centro de Acogida al Inmigrante coordinado por la Policía Nacional en el puerto de Motril, donde está previsto que permanezcan hasta mañana, cuando serán repatriados. Por otro lado, Salvamento Marítimo rescató a 72 inmigrantes de origen magrebí, entre ellos cinco mujeres y cuatro o cinco menores, después de más de seis horas de búsqueda de una patera que, según testimonio de sus integrantes, viajaba a la deriva sin combustible. Según fuentes de Salvamento Marítimo, a las 1.00 horas recibieron aviso por parte del 112, con el que los inmigrantes se habían puesto en contacto telefónico al encontrarse a la deriva y rodeados de barcos, por lo que temían una posible colisión y reservaban el poco combustible que les quedaba para maniobrar en caso de embestida.

Otras expediciones clandestinas

Las fuentes explicaron que tras movilizar a la Salvamar Denébola y a un helicóptero del servicio, se pusieron en contacto con compañías telefónicas, para tratar de fijar el punto en que navegaba la embarcación a partir de las antenas por las que habría entrado la llamada. Al no dar resultados, Salvamento Marítimo contactó también con la Guardia Civil para que el SIVE tratase de detectar el eco y determinar una posición, que tampoco llegó a buen término. Finalmente, una nueva llamada de los inmigrantes permitió localizar el punto en que se encontraban, 21 millas al sur de Almería, gracias a la descripción de un barco que navegaba junto a ellos. A las 7.13 la Salvamar Denébola llegó al lugar en que se encontraba la patera, que habría salido de Alhucemas, Marruecos, a las 2.00 del viernes, para trasladar a puerto de los 72 inmigrantes.

Escoltados por una patrullera de la Guardia Civil, los inmigrantes atracaron en el puerto de la capital, donde Cruz Roja les atendió, pues se encontraban sedientos, desnutridos y cansados, aunque todos presentaban buen estado de salud. Además, la Guardia Civil y Salvamento Marítimo rescataron anoche a los 23 inmigrantes de un cayuco que fue detectado a unas 30 millas de Gran Canaria. Al auxilio de este grupo acudió la embarcación Markap de Salvamento Marítimo con submarinistas de la Guardia Civil a bordo, así como la patrullera de este cuerpo Almirante Días Pimienta y el patrullero de la Armada Grosa.

El cayuco fue interceptado sobre las 20.00 horas, momento en el que sus ocupantes, 23 hombres subsaharianos, fueron transbordados al barco de Salvamento Marítimo y la embarcación, de veinte metros de eslora, remolcada por la Guardia Civil hasta el Muelle de Arguineguín. La llegada a tierra se produjo sobre las nueve y media de la noche, donde se comprobó que los inmigrantes se encontraban en buen estado para, posteriormente, trasladarlos a las dependencias de la Policía Local en Maspalomas.