Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El referéndum del Estatuto catalán

Los catalanes dan un amplío respaldo al 'sí'

PSOE y CiU hablan de una "jornada histórica", ERC destaca la "bajísima" afluencia a las urnas y PP llama "a la reflexión"

Los catalanes han dado un respaldo mayoritario al nuevo Estatuto de Autonomía, que hoy han votado en un crucial referéndum. Con el 97% de los votos escrutados, el obtiene el 73,91% de los sufragios y el no el 20,75%. Así, la proporción sería de cuatro votos a favor de la reforma por uno en contra. Los partidos contrarios al texto, PP y ERC, no han conseguido aunar un 28% de noes, que es la suma de las dos formaciones en las últimas autonómicas. La participación, que está siendo discreta pero es mayor de lo que parecía en un principio, ronda en estos momentos el 50% de los electores.

RTVE y FORTA han difundido al cierre de los colegios un sondeo a pie de urna, realizado por Ipso Eco-Consulting, que sitúa la victoria del en una horquilla de entre el 74 y 77% de los votos. Los noes habrían alcanzado entre el 19 y el 21%, mientras que entre el 4 y el 5% de votos serían en blanco. Por tanto, serían cuatro votos a uno a favor del . La participación, según este sondeo realizado con 25.000 encuestas a pie de urna en 160 mesas electorales, difícilmente llegará al 50%: se quedará entre el 45% y el 47%.

A falta de los datos finales, a las 18.00 había acudido a votar el 35,67% de los 5.201.675 catalanes llamados a las urnas, por lo que parece que va a rondar el 50%. Las 8.227 mesas desplegadas por los distintos colegios electorales de Cataluña se han cerrado a las 20.00, tras 11 horas de votación para el referéndum sobre la reforma del Estatuto que han transcurrido sin incidentes. Una vez cerradas las puertas a las 20.00, se ha permitido votar a las personas que aún estaba dentro de los colegios y esperando a ejercer su derecho al voto, como en todos los procesos electorales, y a continuación ha comenzado el escrutinio.

Sustituirá al texto de 1979

En el referéndum de hoy tenían derecho a votar 5.309.767 catalanes, 857.971 más que en la consulta popular convocada en 1979 para aprobar el Estatuto todavía vigente. De vencer el , como todo parece indicar, el texto sustituirá al aprobado el 25 de octubre de 1979, que logró el apoyo de 2.327.038 catalanes (88,1%), mientras que 204.957 votaron en contra (7,8%). Un total de 93.784 electores dejaron sus papeletas en blanco (3,5%), mientras que 12.576 (0,48%) emitieron un voto nulo.

En una primera valoración, el líder del PP, Mariano Rajoy, ha pedido a José Luis Rodríguez Zapatero que "paralice esta operación de liquidación de la España constitucional". Rajoy ha destacado que "dos de cada tres catalanes no han respaldado el Estatut" y que operaciones de este calibre, como las reformas de "las Constituciones o de las normas de convivencia", no se pueden hacer "sin consenso". Ha exigido al presidente, que comparecerá entre las 22.30 y 23.00, que rectifique y paralice la reforma por un "mínimo de patriotismo" y "de sentido común". Mientras, los partidarios del , PSOE y CiU, celebran los resultados. El primer secretario del PSC, José Montilla, ha celebrado la "victoria incontestable del 'sí' y la "derrota del PP" en el referéndum, y ha asegurado que la baja participación de la consulta "no deslegitima ni política ni legalmente esta gran victoria de Cataluña". El líder de CiU, Artur Mas, ha sido el más contundente al afirmar, entre aplausos, que "Cataluña tiene un nuevo Estatut".

El vicepresidente de ICV Jordi Guillot ha celebrado la victoria pero ha alertado de la "bajísima participación". En el lado del no, el líder de ERC, Josep Lluís Carod-Rovira, ha sido el primero en comparecer ante la prensa. Desde una sala VIP del hotel Atenea Mar de Barcelona, ha admitido la "plena validez" de los resultados y ha reconocido que el no que defendían "no ha triunfado". La portavoz de ERC, Marina Llansana, ha destacado, al conocer el sondeo, la "bajísima y estremecedora participación" registrada, inferior, ha dicho, "a la mínima que la UE considera aceptable para reconocer según qué procesos electorales". El portavoz parlamentario del PPC, Francesc Vendrell, ha reclamado a los partidos que impulsaron la reforma una "seria reflexión" sobre el desenlace del proceso puesto que "si cada paso de más autogobierno implica menos apoyo, éste es el camino contrario al que se debería seguir".