Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Supremo anula la elección de Gómez Bermúdez como presidente de la sala penal de la Audiencia

Los jueces del Alto Tribunal estiman un recurso de un magistrado que entendía que el escogido carece de los méritos necesarios

El Pleno de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo ha anulado por unanimidad el nombramiento de Javier Gómez Bermúdez como presidente de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, al estimar el recurso presentado por el magistrado José Ricardo de Prada contra la elección realizada por el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). De Prada consideraba que Gómez Bermúdez no reunía los méritos suficientes para ocupar el cargo.

La decisión del Supremo, que se ha adoptado después de que los magistrados que forman la Sala se reunieran durante todo el día de hoy, es de gran importancia porque supone cuestionar la competencia discrecional del CGPJ para realizar nombramientos judiciales.

Por su parte, Gómez Bermúdez ha declarado que acata la decisión y que no la recurrirá. El magistrado ha afirmado que su único pensamiento tras conocer el fallo de la sala de lo contencioso-administrativo del Alto Tribunal es "dejar todo organizado a la persona que asuma la presidencia en funciones de la sala de lo penal". "No he pensado en recurrir, estoy a lo que diga el Supremo, como no podía ser menos", ha agregado.

Designación "viciada"

Javier Gómez Bermúdez fue elegido por el Pleno del Consejo en julio de 2004 por 11 votos frente a los ocho obtenidos por Garzón en cuarta votación. De Prada alegó en su recurso que Bermúdez aportó un programa de trabajo fuera del plazo de presentación de instancias, lo que, a su juicio, "conculca el respeto al principio de igualdad de oportunidades entre los candidatos", entre los que figuraba el propio recurrente y el juez Baltasar Garzón.

En su escrito de conclusiones, el magistrado recurrente también señalaba que fueron necesarias cuatro votaciones cuando sólo se admiten tres, sostenía que la plaza debió de cubrirse legalmente por el principio de mérito y capacidad y no por libre designación y señalaba que se tomó la decisión "por criterios políticos y no profesionales". "La designación está viciada, no ha sido limpia y debe ser anulada con repetición del proceso y, por supuesto, obvia exclusión de la candidatura que ha ejecutado la irregularidad, la del señor Gómez Bermúdez", añadía.

Por su parte, el abogado del Estado se opuso a la impugnación de este nombramiento, al igual que el propio Gómez Bermúdez. El abogado del Estado sostuvo en defensa del CGPJ que este órgano "dispone de discrecionalidad para llevar a cabo la propuesta" e indicó que "el baremo en el sistema de provisión de las plazas de presidente de sala de la Audiencia Nacional es puro deseo o invención de la parte demandante, dicho sea con el mayor de los respetos".