Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Siete personas mueren al volcar en la A-1 el autobús en el que viajaban

La Guardia Civil investiga un "fallo humano" como la causa más posible del accidente

Siete personas, entre ellas un bebé de 18 meses, han muerto esta mañana al volcar el autobús en el que viajaban desde Algeciras hasta Bruselas. La Guardia Civil investiga un "fallo humano" como la causa más posible de que el autobús se saliese de la vía, volcase y chocase contra un árbol en el kilómetro 48 de la A-1 (carretera de Burgos), a la altura de Pedrezuela (Madrid). Otras 18 personas han resultado heridas, ocho de ellas graves.

El accidente se produjo hacia las nueve de la mañana cuando el autobús se salió de la calzada. Aunque en un principio se barajaba la hipótesis de que el accidente se había producido por el reventón de una rueda, fuentes de la Guardia Civil han reconocido, ya por la tarde, que el equipo de investigación baraja como causa más posible del siniestro "una distracción o somnolencia del conductor", aunque tampoco descartan la primera hipótesis.

El conductor pudo controlar el vehículo y salió de la calzada. Tras arrancar unos 50 metros del quitamiedos, volcó y chocó contra un árbol, por lo que se desprendió el techo del vehículo. Siete personas han muerto y 18 más han resultado heridas, ocho de ellas gravemente. De estos, hay seis personas en estado crítico. Los heridos han sido trasladados a distintos hospitales madrileños, mientras que los cadáveres han sido trasladados al Instituto Anatómico Forense, donde se les practicará la autopsia.

Las labores de rescate han sido muy complicadas porque había varias personas atrapadas bajo los restos del autobús, lo que hizo necesaria la presencia de una grúa de gran tonelaje. El autobús, de doble planta, que transportaba a 31 pasajeros y a dos conductores, salió ayer de la ciudad marroquí de Tánger y, tras pasar por Algeciras, se dirigía a Bruselas, según ha informado la Guardia Civil.

El vicepresidente segundo de la Comunidad de Madrid, Alfredo Prada, se ha trasladado al lugar del siniestro, donde ya trabajaban 20 camiones de Bomberos con medio centenar de efectivos, 20 ambulancias del 112, tres vehículos de intervención rápida y dos helicópteros y varias dotaciones de Cruz Roja, así como la Guardia Civil y la Policía Local.

Prada se ha puesto en contacto con la Embajada de Marruecos en España para informar del estado de los 26 heridos y los hospitales a los que han sido trasladados, ya que todos los ocupantes del autocar eran de origen marroquí. También ha informado de que las primeras investigaciones indican que el autocar tenía la documentación en regla.

Este accidente de autobús es el tercero más grave de los registrados en España desde el año 2000. El tráfico en el carril derecho de la autovía en sentido Irún ha sido cortado cortado, hasta que agentes de la Guardia Civil, bomberos y sanitarios del Summa concluyan su labor. Las retenciones de tráfico en la zona han llegado a los tres kilómetros.