Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Miles de guardias civiles piden "libertad" en la concentración más numerosa de su historia

Los organizadores solicitan la desvinculación total del Instituto Armado del Ministerio de Defensa

Varios miles de personas han participado esta mañana en un acto convocado por la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC, que agrupa a un tercio de los 72.000 agentes del Cuerpo) para exigir al Gobierno que cumpla con sus compromisos electorales y reforme el Instituto Armado para darle "democracia y libertad". La participación ha duplicado las previsiones de la AUGC, que ha cifrado la marcha en 12.000 personas, mientras que la Delegación de Gobierno ha preferido no ofrecer datos.

Bajo una fina lluvia, los agentes y sus familias, que han acudido a la capital procedentes de todo el país, se han reunido bajo el lema Dignidad y Democracia para pedir al PSOE la supresión de la jurisdicción militar para los agentes (que incluye penas de prisión), su equiparación con cuerpos policiales y que se les garanticen plenos derechos sindicales y laborales, de manera que dejen de ser "ciudadanos de segunda". En resumen, la desvinculación total del Ministerio de Defensa. Estas demandas han sido planteadas en el marco de la concentración de la AUGC, que ha contado con el respaldo de sindicatos policiales españoles y europeos, así como de los máximos responsables de UGT, Cándido Méndez, y CC OO, José María Fidalgo.

Los asistentes han corado con insistencia gritos como "Zapatero, embustero", "Los guardias civiles somos policías" o "Derechos". Además, los concentrados portaban pancartas con lemas como "Zapatero, menos talante y más cumplimiento de promesas" y otras en favor de la desmilitarización. El actor José Sacristán ha sido el encargado de leer el manifiesto, en el que los convocantes afirman que "no hay derecho a que los guardias civiles del siglo XXI sigan siendo ciudadanos de segunda clase a los que se hurtan derechos". El manifiesto subraya también que los miembros del Instituto Armado llevan a cabo labores plenamente policiales y un gran trabajo, por lo que no es aceptable que a los agentes se les trate como "parias".

Su "entrega" y "buen oficio"

El texto destaca la "entrega y el buen oficio" de los guardias, al tiempo que reclama que el Instituto Armado se convierta en un cuerpo policial "civil y desmilitarizado", que sirva a los ciudadanos "con dignidad y con derechos". En el acto también han tomado la palabra distintos representantes policiales y de otras asociaciones, como el Movimiento contra la Intolerancia, cuyo presidente, Esteban Ibarra, ha calificado la concentración de hoy de "histórica" y ha reivindicado un Instituto Armado "civil y no subordinado a la norma militar". Ibarra ha sostenido que la restricción de los derechos de los guardias civiles forma parte de un "sistema caduco y obsoleto", en el que estos agentes están sometidos a un régimen disciplinario "impropio de una sociedad democrática".

A su vez, José Manuel Sánchez Fornet, secretario general del SUP, también ha pedido la equiparación de derechos para los guardias y ha criticado a quienes sostienen que hacer esta reivindicación es antipatriota. A este respecto, ha censurado a los que "confunden la patria con su pechera llena de medallas", al tiempo que ha añadido que el patriotismo de los guardias está reflejado en su servicio a los ciudadanos. Méndez ha expresado el deseo de que este Cuerpo policial "disfrute de todos los derechos que tienen todos los trabajadores de nuestro país" y ha pedido que se resuelva "el problema de la aplicación del Código Penal de Justicia Militar" a sus miembros. Según Méndez, "se abre la esperanza de paz, de derechos civiles y sociales y los que van a protegerlos deben estar en la libertad".

Por su parte, Fidalgo se ha referido a "los compañeros que dejaron su vida para conseguir que ETA se haya rendido ante vuestra fuerza y nuestra resistencia" y ha señalado que "hubo un tiempo en que no podían salir a la calle sin jugársela y dieron la cara". Fernando Carrillo, presidente de AUGC, ha demandado al Gobierno y al PSOE que cumplan sus promesas electorales respecto a la democratización de la Guardia Civil y ha añadido que estarán "muy vigilantes" respecto a lo que haga en este sentido el nuevo ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba. Carrillo se ha referido a que la Benemérita debe dejar de ser un "Estado dentro del Estado" y ha criticado que, desde 1978, se hayan sucedido gobiernos sin que "la democracia haya entrado en la Guardia Civil".