Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las intervenciones de la convención del PP

Mariano Rajoy, presidente del PP

El presidente del PP, Mariano Rajoy, ha exigido al Gobierno que sea "implacable" en la lucha contra la violencia de género y que impulse las medidas necesarias para acabar con una lacra que toda la sociedad tiene la obligación de combatir. En el transcurso de un foro informal en el marco de la Convención Nacional del PP, Rajoy leyó un manifiesto con el lema "¡Ni una más!". "Ni un niño más viendo a su madre humillada, ni una lágrima más, ni una mujer maltratada más, ni una muerte más", pidió. Rajoy señaló que el hecho de que el PP "nunca se ha negado" a apoyar a los socialistas en la búsqueda de soluciones les legitima ahora para apuntar que se necesitan más medios, más recursos sociales, más juzgados de violencia, más efectivos de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad y más coordinación con lasc omunidades autónomas. Pero, sobre todo, se necesitan "más medios si queremos que esta Ley sea eficaz y no quede en papel mojado", advirtió.

Jaime Mayor Oreja, eurodiputado

Mayor Oreja ha justificado la falta de apoyo del PP a la política antiterrorista del Gobierno en que "es un suicidio, una estupidez y una inmoralidad que no va a cometer nunca el PP". Con duras palabras, Oreja Mayor Oreja ha acusado al Gobierno de estar imponiendo una "injusta, inútil y perversa segunda transición" con el doble objetivo de "aislar, humillar y marginar" los valores del PP y de "buscar la legalización de ETA en las instituciones vascas", algo que ha calificado de "error histórico" que se aprecia desde "la atalaya de Europa". Además, ha adelantado que esa política granjeará al Gobierno "el rechazo y el desprecio de las naciones mas fuertes" de Europa. Además, asegura que Europa vive una "crisis de valores" y una "ofensiva nacionalista sin precedentes", con un Gobierno que pacta "con los que sólo han soñado toda su vida con romper España" y que "alumbra tres o cuatro naciones en su seno". Ante ello, el PP propone un proyecto basado en el "sí a España, la UE, la Constitución y la proyección internacional".

Eduardo Zaplana, portavoz parlamentario

El portavoz del PP ha reivindicado la política de José María Aznar como forma para recuperar el Gobierno. Según Zaplana, la de Aznar "no es la política del pasado, sino la política del éxito", el "mejor activo" para volver a La Moncloa, de la que ha dicho sentirse "orgulloso". Así, ha abogado por mantener la actual línea de oposición para impedir que los españoles tengan que "renunciar a la derrota de ETA y a que los demócratas seamos los vencedores". Por contra, destaca que el actual Gobierno se dedica a "mirar al pasado" y a "aislar" al PP, a "reescribir la historia porque no tiene proyecto de futuro". En resumen, un "diseño suicida" impulsado por Zapatero. Además, ha mencionado los atentados del 11-M, el "cambio dramático" que trajeron y ha lamentado que "la democracia española aún no conoce a los autores materiales ni mucho menos a los que estaban detrás" de los atentados.

Ángel Acebes, secretario general del PP

El secretario general del PP, Angel Acebes, ha anunciado que su partido será "más centrista" sin abandonar los valores que ha defendido siempre, pero precisó que nunca ejercerá una "oposición dócil y sumisa" en el "régimen resultante de la segunda transición" impulsada por el PSOE y sus socios. Acebes cerró el plenario de la Convención Nacional del PP con un discurso en el que apostó por no aceptar el "mal negocio" que les proponen los socialistas de "comodidad a cambio de nuestra renuncia a ganar las elecciones". En su intervención, Acebes acusó a Zapatero de "mercadeo cotidiano con los nacionalismos" y de "dejar de lado" con ello a millones de españoles. Asimismo, negó que el PP se "autoexcluya" del gobierno del PSOE y recordó que ha ofrecido "pactos serios" en las reformas estatutarias, la lucha contra el terrorismo, la educación y la política exterior que, según aseguró, Zapatero "no ha querido" porque su estrategia consiste en "gobernar" contra el PP.

Ignacio Astarloa, secretario de Seguridad y Justicia

Astarloa ha asegurado que el PP tiene la "mano tendida" al Gobierno para "juntos acabar con el terrorismo", pero siempre que sea mediante la política que "estaba acabando" con ETA desde "la ley, la firmeza y la transparencia". En la resolución relativa a la lucha contra el terrorismo, ha abogado por una política que lleve a la "derrota" de la banda y no a un "escenario que termine con lo que quiere ETA, en un proceso en el que se diluyen las leyes y que acaba en una mesa de negociación". No da mucho margen el PP para acercar posiciones, ya que Astarloa ha señalado el compromiso de su partido "ante todos los ciudadanos y, en primer lugar, ante las víctimas" de "no moverse un milímetro de la política para acabar con el terrorismo, de conseguir que éstos pidan perdón a las víctimas y se pueda vivir en paz y libertad". Ha dicho que al terrorismo hay que derrotarlo "con la fortaleza de la sociedad", por lo que critica "la ruptura" por parte del Gobierno del Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo. "Esta política sólo tiene satisfechos a los terroristas, que estaban en fase terminal y hoy están en todos los medios de comunicación y poniendo bombas".

Pío García-Escudero, portavoz del PP en el Senado

El portavoz del PP en el Senado y expresidente del PP de Madrid, Pío García-Escudero, ha asegurado que la crítica al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero debe formularse desde "una autoexigencia mayor que nunca" y con espíritu "constructivo" porque, apuntó, los populares no deben olvidar que son "aspirantes". "Somos inconformistas, y no podemos esperar tranquilamente sentados en la silla la vuelta de nada: hoy salimos al encuentro del futuro", afirmó durante su intervención. García-Escudero consideró que para regresar a la presidencia del Gobierno, el PP ha de tener en cuenta que el panorama político es "radicalmente distinto" al de hace dos años, cuando "se trataba de consolidar una trayectoria de progreso". Por esta razón, apostó por una oposición "constructiva" y "con alternativas", porque "los españoles necesitan un proyecto sólido y digno, una alternativa al viaje a la nada del PSOE, un proyecto solvente para recuperar el progreso". "Lo hicimos en 1996 y hay que hacerlo ahora con Mariano Rajoy a la cabeza", apostilló.

Esperanza Aguirre, presidenta de la Comunidad de Madrid

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, ha afirmado que la moderación que ayer pidió el alcalde de la capital, Alberto Ruiz Gallardón, no está reñida con la firmeza de principios y convicciones. Asimismo, ha advertido al Gobierno de que el PP no parará de denunciar que "se está rompiendo el consenso constitucional de España". Durante su discurso, Aguirre señaló que la capacitación y calidad de enseñanza tienen que ser "el punto fuerte de la competitividad española" y subrayó que la equidad es un objetivo "irrenunciable" para el PP. La presidenta de la Comunidad de Madrid criticó "que se engañe a los ciudadanos", ya que, a su juicio, el poder pasar de curso de forma 'gratuita' como plantea el Gobierno sólo propicia "fracasos y frustración a los alumnos".

Alberto Ruiz Gallardón, alcalde de Madrid

El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, ha abogado por una Ley de Bases de Régimen Local que establezca una financiación suficiente y que desarrolle la segunda descentralización y un nuevo reparto de competencias. En su intervención en el Foro de alcaldes y presidentes de diputación celebrado durante la Convención, el alcalde de Mafrid dijo que el texto en el que trabaja el Gobierno es "alarmante" y agregó que con la reforma del Estatuto de Cataluña se han modificado los criterios de la Ley de Bases. El alcalde de Madrid se refirió también al papel de las policías locales, hoy "desfasado", según opinó, por lo que pidió una mayor capacidad de respuesta con más competencias en materia de seguridad, la asunción de funciones de policía judicial y la posibilidad de tramitar denuncias y faltas.