Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Moratinos expresa su voluntad de trabajar para lograr "un clima de normalidad" con el Vaticano

El Papa no recibe al ministro de Exteriores, que le había solicitado audiencia pública

El Gobierno español mantiene ciertos puntos de divergencia con el Vaticano que impiden que haya "un clima de normalidad y entendimiento", pero según ha asegurado hoy el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, va a "trabajar de forma constructiva" para normalizar la situación. El político español solicitó una audiencia pública con el Papa, pero no fue recibido.

Un paso en esta dirección ha sido la "larga, cordial y positiva" reunión que esta mañana ha mantenido durante casi hora y media con su homólogo en la Santa Sede, Giovanni Lajolo, secretario de Estado de Relaciones con los Estados, y con Ángelo Sodano, secretario de Estado. Moratinos ha destacado además su voluntad de "intensificar" los canales de comunicación entre ambos Estados, tanto a nivel gubernamental como entre las autoridades españolas y la Conferencia Episcopal.

Respecto a la solicitud de mantener un encuentro con el Papa, Moratinos ha explicado: "Nosotros pedimos la audiencia por una razón de cortesía, pero el Vaticano nos comentó que no es práctica de este Pontífice recibir a los ministros de Exteriores excepto en casos extraordinarios", ha explicado el ministro. Hasta la fecha el Papa no ha recibido a ningún miembro del Gobierno español; la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, viajó el pasado mes de noviembre al Vaticano pero se entrevistó con Sodano y Lajolo. El Papa sí recibió en audiencia privada al presidente del Partido Popular, Mariano Rajoy, el pasado 27 de enero; dos semanas antes hacía lo propio con el ex presidente del Gobierno José María Aznar.

La reunión de hoy ha debido servir para preparar la visita de Benedicto XVI a Valencia de los próximos 8 y 9 de julio. En la mesa estaban también asuntos como la financiación de la Iglesia española, y la ley de educación y el papel de la asignatura de Religión en la enseñanza pública.