Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

"Lo único que no quería era parir en el coche"

Una niña nace en pleno atasco y en mitad de la M-30

Una ambulancia del Samur ha servido de paritorio improvisado en pleno atasco en la autopista urbana de Madrid por excelencia, la M-30, en plena hora punta y en mitad de la lluvia. Cuando los padres se dirigían al Hospital, su hija ha querido nacer sólo momentos antes de que llegase la ambulancia en la que finalmente dio a luz, y parada en el arcén de la carretera.

Un día gris, el ruido de las obras de la gigantesca reforma de la M-30, y el atasco diario, han dado la bienvenida hoy a Tania, una pequeña de 2,7 kilogramos de peso y 47 centímetros de altura. Olga, su madre, se había despertado hoy nerviosa en su casa de Vicálvaro, al este de Madrid. Ya había roto aguas y la llegada de su hija era cuestión de minutos.

La primera reacción de Israel, el padre, ha sido la de llamar al servicio de emergencias sanitarias de Madrid. Pero en el 112 le han advertido de que no podían atender la situación, al no considerarla como una urgencia, y le han aconsejado que trasladase él mismo a su mujer al hospital 12 de Octubre (en el sur de Madrid).

Olga e Israel han saltado al coche lo más rápidamente que han podido, y han volado hasta el Hospital. O al menos hasta sus proximidades, ya que al llegar al tramo sur de la autopista urbana M-30, en la zona en la que ésta carretera bordea el río Manzanares, se han encontrado con un atasco.

En la ambulancia, y en el arcén

Esta vez sí. Tras la llamada del padre al 112, este servicio sí ha considerado la situación como urgente. "Lo único que no quería era parir en el coche", ha dicho Olga después, ya ingresada en el centro hospitalario. La razón es que esa situación le creaba un "verdadero miedo" a que algo le pudiera ocurrir a su hija.

El servicio de Emergencias Madrid ha explicado que cuando ya eran las ocho de la mañana -plena hora punta en tráfico rodado- han trasladado el aviso a una unidad de Samur-Protección Civil que había ya finalizado su turno de trabajo. Ésta se dirigía a la central de Legazpi para dejar el vehículo, y a la altura del kilómetro 13 de la M-30 se han encontrado con Israel junto al arcén derecho, haciendo gestos.

Justo después de montar a la madre en el vehículo sanitario, ésta ha dado a luz a un bebé que "ha pesado 2,710 kilogramos y ha medido 47 centímetros". Sólo unos minutos después, madre e hija ya estaban en el Hospital 12 de octubre, reponiéndose de la experiencia y entrando en calor, con el ruido de las excavadoras y el paisaje de las grúas de fondo.