Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La niebla causa fuertes retrasos en los vuelos con origen o destino en Madrid-Barajas

La niebla causa fuertes retrasos en los vuelos con origen o destino en Madrid-Barajas
Nacho Catalán - Rafa Höhr

Los pasajeros que tenían previsto viajar a primera hora de esta mañana desde el aeropuerto madrileño de Barajas han sufriendo fuertes retrasos en sus vuelos, que en algunos casos han llegado a superar las dos horas, según los datos de tráfico suministrados por AENA. La niebla ha obligado al gestor de los aeropuertos a establecer desde las 6.30 horas de la mañana hasta las 11.30 regulaciones en las llegadas de aviones. Esto ha limitado a 15 el número de aterrizajes por hora, frente a los 39 que el aeropuerto madrileño puede absorber en condiciones normales.

Los procedimientos especiales por baja visibilidad han provocado además que 13 vuelos con destino a Madrid hayan sido desviados a los aeropuertos de Zaragoza y Valencia, la mayoría de ellos de Air Nostrum, filial regional de Iberia.

Esos procedimientos consisten en extremar las medidas de seguridad en las operaciones y pone en marcha procedimientos especiales en aterrizajes y áreas de maniobras. Aunque las regulaciones se establecen en las llegadas, los vuelos de salida han resultado afectados por las demoras, por las rotaciones de aviones.

Los pasajeros escuchan por la megafonía del aeropuerto un aviso en el que se advierte de que, debido a las condiciones meteorológicas en Barajas, los vuelos pueden sufrir retrasos, y se recomienda a los viajeros que consulten con las compañías aéreas la situación de sus trayectos.

En el Puente Aéreo que une Madrid con Barcelona se han vivido momentos de tensión, según uno de sus pasajeros, a causa de los fuertes retrasos y la falta de información. La situación no ha llegado a requerir la intervención de la Guardia Civil, pero Iberia se ha visto obligada a reconocer ante las demandas de los pasajeros que al menos una de sus aeronaves dedicadas a este trayecto ha tenido que volver a Barcelona sin aterrizar en Madrid.