Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Guardia Civil localiza los explosivos colocados por ETA cerca del aeropuerto de Zaragoza

El hallazgo se produce después de que 'Gara' publicase una nota de la banda con el emplazamiento de los lanzagranadas

La Guardia Civil ha localizado hoy en un paraje cercano al aeropuerto de Zaragoza, tras dos semanas de infructuosa búsqueda, los dos tubos lanzagranadas de cuya colocación alertó ETA el pasado 12 de octubre. Hoy, el diario Gara publica una nota en la que la banda terrorista incluye un plano con la localización exacta de los artefactos, que se encontraban en un paraje situado a unos 200 metros de la valla norte del polígono industrial Centrovía -en el municipio de La Muela, a unos 3,5 kilómetros del perímetro del aeropuerto de Zaragoza.

Según ha informado la Guardia Civil, ya se buscó sin éxito por esa zona en una de las batidas realizadas el 12 y el 15 de octubre para localizar los explosivos, que estaban ocultos en unas zarzas. La granada de uno de los tubos estaba detonada y la segunda ha sido desactivada por Tedax de la Guardia civil, según ha informado la Delegación del Gobierno. La Guardia Civil ha abierto la correspondiente investigación para determinar la composición de los artefactos.

El pasado día 12, la banda alertó de la colocación de los artefactos mediante una llamada al diario Gara e inmediatamente se montó una operación de búsqueda que no dio resultado. Tampoco lo dio el día 15, cuando ETA insistió en la alerta, pese a que decenas de agentes participaron en los dispositivos con el apoyo de un helicóptero y perros adiestrados en la búsqueda de explosivos.

Tras la publicación hoy en Garade una nota de ETA en la que se incluía un plano que detallaba el lugar donde se encontraban los lanzagranadas, la Guardia Civil ha reanudado la búsqueda a las ocho y media de la mañana, hallando finalmente los artefactos en una zona de zarzas y cañas, entre la urbanización Los Cipreses y un parque industrial al que se accede desde la N-II por un camino de tractores.

En estas dos ocasiones, en las que participaron decenas de agentes de la Guardia Civil, con el apoyo de un helicóptero y perros adiestrados en la búsqueda de explosivos, el rastreo de la zona que circunda las instalaciones aeroportuarias de la capital aragonesa resultó infructuosa y se levantó el dispositivo.