Cientos de inmigrantes logran pasar a Melilla en un nuevo asalto masivo a la valla

Los indocumentados han pasado por un punto en el que la alambrada ya había sido elevada a seis metros

Esta madrugada se ha producido un nuevo intento de asalto masivo a la valla que separa Melilla de Marruecos. En esta ocasión, unos 650 inmigrantes han protagonizado el asalto, derribando el vallado, y unos 300 han logrado entrar en territorio español, según fuentes de la Guardia Civil, pese al despliegue militar que desde la semana pasada ayuda a la Guardia Civil a vigilar la frontera. El ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, ha pedido a la UE que envíe "a la mayor brevedad posible" una misión a Marruecos para estudiar esta situación y tomar las medidas pertinentes.

Más información
Asalto a las vallas de Ceuta y Melilla
Barrio Chino, Melilla
Suspendida la búsqueda de los 14 inmigrantes desaparecidos frente a la costa de Fuerteventura
Marruecos pide un plan Marshall para África destinado a combatir la inmigración ilegal
Un buque rescata en aguas de Málaga a 30 inmigrantes a bordo de una patera

El incidente ha tenido lugar sobre las cinco de la mañana en la zona del barrio Chino, uno de los puntos de la valla melillense que ya había sido elevada de tres a seis metros, pero que no se encontraba vigilada por unidades de la Guardia Civil y el Ejército. Los asaltos de los últimos días se habían producido en las inmediaciones del bosque de Rostrogordo, donde la valla sigue teniendo tres metros de altura.

Siete guardias civiles han resultado heridos de diversa consideración alcanzados por piedras que han lanzado los asaltantes, ha informado la Guardia Civil. Uno de ellos presenta un traumatismo craneoencefálico por el impacto de una piedra en la cabeza. Entre los inmigrantes, más de un centenar han resultado heridos, y cinco de ellos siguen ingresados en el hospital Comarcal de la ciudad. El resto se amontonan en las puertas de la comisaría.

Según la Delegación del Gobierno, los asaltantes han mostrado una agresividad y virulencia desconocida hasta el momento, enfrentándose a la fuerzas integrantes del dispositivo, apedreando y, en otros casos, golpeando armados con piedras en las manos. Según fuentes de la Guardia Civil, incluso algunos de sus agentes han sufrido mordiscos. Además, los asaltantes han logrado derribar dos tramos de la valla de unos 20 metros.

Las fuerzas de seguridad marroquíes aseguran haber detenido a 194 inmigrantes subsaharianos, según un nuevo balance difundido a medianoche, y cifran en unos 400 los que han intentado pasar a Melilla. Las fuerzas del orden españolas cifran en más de 600 los asaltantes, de los que unos 350 consiguieron su propósito de entrar en Melilla.

Tras la nueva avalancha, el presidente de la ciudad autónoma de Melilla, Juán José Imbroda, ha destacado la escasa colaboración de Marruecos en la vigilancia de las fronteras, subrayando que, nuevamente, se demuestra que "la solución siempre tiene que venir del otro lado de la frontera". Preguntado sobre la eficacia del despliegue militar de unos 500 legionarios españoles que el Gobierno puso en marcha la semana pasada para evitar las avalanchas, Imbroda ha dicho que este despliegue no es la solución, que podía "ser incluso un problema".

Imbroda ha destacado que el asalto se ha producido en un punto donde la valla tiene seis metros, y que si al otro lado de la valla "no ha habido esta noche una cooperación fuerte, ha pasado lo que ha pasado". El presidente melillense ha reconocido que pensó que el problema "estaba arreglado" tras la declaración conjunta de los presidentes de Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, y el marroquí, Driss Yettu, tras la cumbre hispano-marroquí de la semana pasada en Sevilla, porque durante dos o tres días se desplegó bastante policía marroquí. "Yo pensaba que, después de la cumbre y tras las declaraciones de los dos presidentes del gobierno, esto iba a estar arreglado", ha dicho. "No sé si es que las fuerzas marroquíes están desplegadas por otro sitio o es que ya habían bajado la guardia".

Intervención de la UE

Horas después de este asalto, el ministerio de Exteriores ha informado de que su titular propuso el viernes, en una carta enviada al comisario europeo de Seguridad, Libertad y Justicia, Franco Frattini, que se envíe, "a la mayor brevedad posible", una misión de la UE a Marruecos para analizar el fenómeno de la inmigración y señalar áreas de actuación urgente. Moratinos afirma que "los recientes sucesos en Ceuta y Melilla, de los que me consta estás bien al corriente, nos refuerzan en la necesidad de acelerar la puesta en práctica de las distintas medidas y políticas que tiene la UE con Marruecos en materia de inmigración". Entre esas medidas, pide que "con carácter urgente se ejecute de forma inmediata" la partida de 40 millones de euros destinada al control de fronteras en Marruecos en el marco del programa comunitario de ayuda al Mediterráneo (MEDA).

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS