Interior implantará infrarrojos en toda la valla de Melilla y despliega 40 agentes más

El secretario de Estado de Seguridad califica de "muy graves" los últimos incidentes

Melilla / Madrid - 28 sep 2005 - 11:30 UTC

El ministerio del Interior ha decidido tomarse muy en serio los "graves incidentes" protagonizados en las últimas semanas por oleadas de inmigrantes que asaltan la valla que separa Marruecos de la Ciudad Autónoma de Melilla. El secretario de Estado de Seguridad, Antonio Camacho, ha anunciado hoy en el Congreso, donde ha comparecido a petición propia, el inmediato despliegue de dos módulos de intervención rápida integrados por 40 agentes que intentarán frenar asaltos como los dos que protagonizaron ayer un millar de subsaharianos.

Más información

Con estas incorporaciones el número total de agentes de la Guardia Civil destinados en la zona es de 716, frente a los 607 que había en enero de 2004. Además de reforzar la presencia de agentes, Camacho ha revelado algunas novedades técnicas que se implementarán para reforzar la vigilancia de la valla. En primer lugar se ampliarán los 130 sistemas de infrarrojos que existen en la actualidad a todo el perímetro de la valla. En segundo lugar, el número dos de Interior ha afirmado que se estudia implantar en el muro sensores que permitan al Instituto Armado reaccionar antes de los asaltos, ya que el bosque donde se ocultan los inmigrantes llega hasta muy cerca del vallado.

En previsión de que ante estas medidas los inmigrantes desistan de asaltar la valla, Interior tiene previsto implantar "medidas físicas" en zonas de la frontera que, por el momento, no cuentan con ellas, como el acantilado de Aguadú y los cauces del Río de oro y Arroyo Beni Enzar. Por último, Camacho ha presentado los informes de la Guardia Civil sobre los tres muertos registrados estos últimos meses en los alrededores de la valla y ha asegurado que "hasta el momento no ha podido establecerse en ningún caso relación alguna entre una actuación de los agentes y un resultado de muerte".

Dos asaltos en 24 horas

Unos 500 inmigrantes protagonizaron anoche un nuevo asalto masivo a la valla fronteriza, la segunda gran avalancha en menos de 24 horas, después de que en la pasada madrugada otro medio millar intentara saltar. Según diversas fuentes, entre cien y 250 subsaharianos lograron cruzar la valla. Al menos seis guardias civiles y tres inmigrantes resultaron heridos. La policía cortó la carretera de circunvalación de la ciudad, que recorre el perímetro de la valla. Seis guardias civiles y tres inmigrantes resultaron heridos, aunque no se descarta que el número de heridos en el incidente sea mayor. Los inmigrantes intentaron saltar la valla aprovechando el desconcierto generado por la avalancha humana entre los encargados de la seguridad.

Sólo unas horas antes, la madrugada anterior, más de medio millar de subsaharianos que malviven en los bosques fronterizos de Marruecos intentaron saltar la valla de Melilla en la que ha sido la mayor avalancha registrada hasta ahora en la ciudad autónoma, según la Delegación del Gobierno. Del medio millar, sólo cien consiguieron sobrepasar el doble muro y alcanzar territorio español, y fueron posteriormente detenidos. Seis miembros de las fuerzas de seguridad y doce inmigrantes resultaron heridos leves.

Los 500 inmigrantes intentaron alcanzar territorio español entre las 5.30 y las 6.30, coordinados y divididos en grupos de 50 a 100 personas, actuando en varios puntos y usando gran cantidad de escaleras artesanales. El asalto se produjo a lo largo del perímetro entre el paso de Mariguari y los Pinares de Rostrogordo, donde el doble vallado tiene tres metros de altura y aún no se ha elevado hasta los seis metros como en otras zonas. Los inmigrantes opusieron "gran resistencia" a las fuerzas de la Comandancia de la Guardia Civil desplegadas. El Instituto Armado, que contó con la colaboración del Cuerpo Nacional de Policía y de la policía local, tuvo que hacer uso de material antidisturbios, debido a que los inmigrantes se resistían a retirarse y reiteraban las tentativas de intrusión, haciendo caso omiso a la presencia de los agentes.

270 escaleras intervenidas

La Delegación del Gobierno ha señalado que lograron acceder a Melilla unos cien inmigrantes, quienes posteriormente fueron conducidos a dependencias policiales, y que se han intervenido 270 escaleras abandonadas o arrebatadas a los inmigrantes durante su intento de intrusión o huida. La operación policial ha contado con el apoyo y colaboración de las Fuerzas Auxiliares marroquíes que detuvieron, en su propio territorio, a unos 50 inmigrantes subsaharianos.

El asalto se produce horas después de la visita a Melilla de los secretarios de Estado de Seguridad y de Inmigración, Antonio Camacho y Consuelo Rumí, respectivamente. Camacho calificó ayer de "problema de Estado" la situación que vive la ciudad autónoma. Rumí ha reconocido hoy que aún queda mucho camino por recorrer en el campo de la cooperación entre Marruecos y España, pero ha dicho que quien la critica tiene una mirada "injusta y corta", porque "el diálogo está siendo fructífero y la colaboración cada vez más efectiva".

La secretaria de Inmigración ha querido dejar claro, no obstante, que evitar la llegada de subsaharianos no sólo depende de la acción de España y Marruecos, sino de toda la Unión Europea y del Magreb, ya que Marruecos, además de país emisor, se ha convertido en país de tránsito, y la frontera sur de España es también europea.

En lo que va de año se han producido cerca de una veintena de intentos de asalto masivo del vallado, si bien este tipo de tentativas de entrada ilegal a través del perímetro fronterizo se registran diariamente con mayor o menor intensidad. Desde el pasado 28 de agosto tres inmigrantes han muerto en el asalto al muro. Dos de ellos fallecieron en el Hospital Comarcal de Melilla y el tercero en territorio marroquí.

Lo más visto en...

Top 50