Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Congreso da luz verde a la reforma de la ley de financiación de partidos

Todos los grupos han coincidido en suprimir los donativos anónimos y de empresas

El Congreso ha aprobado hoy por unanimidad la admisión a trámite de una proposición no de ley de Esquerra Republicana para reformar la actual la Ley Orgánica de Financiación de Partidos Políticos. La propuesta de los republicanos catalanes aboga por la eliminación de las donaciones anónimas y de empresas. Todos los grupos han coincidido en la necesidad de cambiar la actual ley, del año 1987, teniendo en cuenta los principios de transparencia y control de las cuentas.

Para lograr este objetivo, sólo se permitirían los donativos privados por parte de personas físicas, no de empresas, los cuales tendrían ciertas limitaciones (30.000 euros anuales o el 5% del presupuesto anual del partido) y desgravarían a Hacienda, al igual que ocurre con las cuotas de los afiliados. PSOE y PP se han mostrado a favor de esta medida, así como de incrementar la financiación pública a través de las subvenciones electorales y de los presupuestos del Estado, para evitar que los partidos tengan que recurrir a otras fuentes de ingresos, y de endurecer las obligaciones contables de los partidos.

Donativos anónimos

La iniciativa de ERC apuesta también por imponer sanciones a aquellos partidos que incumplan la ley y por dar mayor protagonismo al Tribunal de Cuentas en su función de órgano fiscalizador. Cada año, este tribunal publica un informe detallado sobre financiación de partidos y siempre critica los donativos anónimos. No es que sean ilegales, pero tienen un máximo de 60.000 euros por persona física o jurídica que es imposible de comprobar precisamente porque son anónimos. Una misma persona o empresa puede entregar varios donativos de 60.000 euros, y nadie más que el partido que lo recibe sabrá quién es ni por qué ha entregado ese dinero.

El portavoz del PP, Jaime Ignacio del Burgo, ha reconocido que la cuestión de los donativos opacos había sido una de las trabas que había entorpecido la reforma de la ley en legislaturas anteriores. Para favorecer el consenso, ha manifestado la voluntad del PP de aceptar "cualquier propuesta de supresión de donaciones privadas anónimas", a pesar de que este partido es uno de los que más se beneficia de esta vía de financiación, junto con PNV, CDC y UDC. Del Burgo se ha mostrado "básicamente" de acuerdo con el texto de ERC, aunque ha advertido de que cualquier cambio en la ley no erradicará la posibilidad de encontrar cauces de financiación ilegal.

El portavoz del PSOE, Francisco Fernández Marugán, también ha aplaudido la propuesta de ERC por su "oportunidad y contenido", y ha expresado el deseo de su grupo de recabar el mayor consenso posible. En su opinión, hacer más transparentes las vías de obtención de recursos contribuiría a "restaurar la confianza" de los ciudadanos en los partidos.

Credibilidad

El portavoz de ERC, Joan Puigcercós, ha presentado la propuesta, de la que ha dicho que "no va contra nadie", sino en favor de "la credibilidad de los partidos políticos y de las personas que forman parte de ellos". Así, ha subrayado la conveniencia de que los partidos asuman una "responsabilidad social", al igual las empresas, bajo dos premisas: "no mentir y no robar".

"De no mentir no trata esta ley. Hoy hablamos de no robar. Los sistemas deben ser claros, sin opacidad y transparentes. Los partidos debemos hacer bien los deberes para merecer esta financiación pública y lamentablemente, hasta ahora no todo el mundo puede decirlo", ha dicho. Puigcercós también ha echado la vista atrás para recordar casos de financiación irregular, como Filesa (que afectó al PSOE), "Naseiro" (PP) y Pallerols (UDC).

Los portavoces de CiU, Jordi Xuclá, y del PNV, Aitor Esteban, han apuntado algunas objeciones al texto de ERC, aunque también se inclinaron por aumentar los recursos públicos y hacer ver a la ciudadanía que "la democracia es cara". El portavoz de IU-ICV, Gaspar Llamazares, ha calificado de "oportuna y necesaria" la propuesta de ERC, de la que ha dicho sentirse "corresponsable" por el espíritu de las medidas que recoge. Los portavoces de CC, BNG y EA también apoyaron la iniciativa al considerar que la reforma de la ley es una de las asignaturas pendientes de los últimos años y precisa para favorecer el pluralismo político.