SINIESTRO DEL EJÉRCITO ESPAÑOL EN AFGANISTÁN

Galicia, Asturias y Andalucía dan el último adiós a nueve de los soldados fallecidos

De los 17 militares fallecidos, sólo queda por recibir sepultura José Ángel Martínez Parada

Nueve de los 17 militares españoles fallecidos en el accidente de Afganistán han sido incinerados o enterrados a lo largo del día de hoy en sus localidades de origen, siete de ellos en Galicia y otros dos en Andalucía y Asturias. El entierro del último de los 17, el de José Ángel Martínez Parada, ha sido aplazado a mañana para que su padre, marinero que se encontraba faenando en aguas de Perú cuando murió su hijo, pueda asistir.

Más información
Agentes del CNI indagaron sobre el terreno dos horas después de la caída del Cougar
Un ataque con bomba mata a cuatro soldados estadounidenses en Afganistán
Homenaje de Estado para 17 soldados
Incineraciones y entierros en Galicia, Sevilla Madrid y Asturias

En Galicia, los enterramientos se han llevado a cabo, de forma privada, en los cementerios de Cudeiro (Ourense), Coirós (Coruña), Villalba (Lugo), Ferrol, Barro (Pontevedra) y Vigo. Al funeral del soldado orensano Diego González Blanco, celebrado esta mañana en la iglesia parroquial San Pedro de Cudeiro, ha asistido el vicepresidente de la Xunta, Anxo Quintana, así como el conselleiro de Medio Ambiente, Manuel Vázquez, y el presidente de la Diputación Provincial, José Luis Baltar. El cuerpo ha sido trasladado con la escolta de varios motoristas de la Policía Municipal de Ourense hasta el cementerio de Santa Mariña donde ha recibido sepultura.

Por su parte, el soldado Iván Vázquez Níñez ha sido enterrado pasado el mediodía en el cementerio parroquial de Coirós (A Coruña) en un acto al que ha acudido el conselleiro de la Presidencia y Justicia, José Luis Méndez Romeu. En Ferrol ha sido incinerado a las 14.00 horas el soldado Isaac Calvo Piñeiro, cuyos restos mortales han sido trasladados por la tarde al cementerio parroquial de Cobas donde ya reposan en el panteón familiar.

Misa en Alcalá de Guadaira

Mientras, ha sido enterrado esta tarde en Vigo Daniel Abreu, honras fúnebres en las que ha estado presente la titular de Cultura, Anxela Bugallo y la de Política Territorial, María José Caride, mientras que la de Pesca, Carmen Gallego, ha asistido al de Pedro Sanmartín en Barro. En la más estricta intimidad ha sido incinerado Jesús Casal en Vigo, con la asistencia del titular de Economía, José Ramón Fernández. También ha recibido sepultura Diego Prado en la parroquia de Sancobad, con la asistencia del titular de Industria, Fernando Blanco.

En Asturias, los restos mortales del sargento asturiano José González Bernardino han sido enterrados en el cementerio de San Salvador de Oviedo. En Andalucía, de donde procedían cuatro de los militares muertos en Afganistán, los restos mortales del brigada Juan Morales Parra, que residía en Mairena de Aljarafe (Sevilla), han sido incinerados esta mañana en el tanatorio de la localidad sevillana de Coria del Río, dentro de la más estricta intimidad familiar. Además, después de que ayer se celebrara el funeral de Estado por los 17 militares presidido por los Reyes y los Príncipes de Asturias, Alcalá de Guadaira (Sevilla) ha celebrado esta tarde una misa en el Santuario del Águila en memoria de los tres militares de la localidad sevillana: el capitán David Guitar y los soldados Pedro Fajardo y José Manuel Moreno.

El entierro del último de los fallecidos en Afganistán, el de José Ángel Martínez Parada, ha sido aplazado a mañana para que su padre, marinero que se encontraba faenando en aguas de Perú cuando falleció su hijo, pudiera asistir.En la jornada de ayer fueron incinerados o enterrados otros seis militares: el capitán David Guitar, los soldados Pedro Fajardo, José Manuel Moreno, Alfredo Francisco Joga, Javier González Hernández, Pablo Iglesias y Gonzalo Casalderrey.

Varios compañeros llevan el féretro de José González Bernardino, en la iglesia de San José de Pumarín de Oviedo.
Varios compañeros llevan el féretro de José González Bernardino, en la iglesia de San José de Pumarín de Oviedo.

Mañana parte el relevo

Para relevar a los compañeros fallecidos y a los heridos, un contingente formado por 24 soldados de la misma unidad, Bhelma IV, partirá mañana desde la base militar de Torrejón de Ardoz (Madrid) rumbo a Afganistán.

El grupo lo componen diez militares de la base de El Copero (Dos Hermanas, Sevilla) y otros catorce del acuartelamiento de Figueirido (Pontevedra). Todos los integrantes de la misión son voluntarios y, por el momento, se desconoce la hora a la que tendrá lugar el despegue, en el que también se enviará dos nuevos helicópteros Cougar, el mismo modelo que el siniestrado.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS