El Rey y todos los presidentes de la democracia elogian la figura política de Suárez

Destacan la lealtad, valentía y sentido de Estado del ex jefe del Ejecutivo en un homenaje en el Círculo de Bellas Artes de Madrid

El Rey y todos los presidentes de la democracia española han elogiado hoy la figura de Adolfo Suárez en un homenaje, organizado por la cadena Punto Radio, celebrado en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, en el que políticos, periodistas y amigos del ex presidente del Gobierno han destacado su lealtad, valentía y sentido de Estado que permitieron la transición a la democracia en España.

Más información

En el homenaje al que fuera presidente del Gobierno desde 1976 hasta 1981, organizado por Luis del Olmo en Punto Radio, que tiene su sede central en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, han participado también, entre otros, Sabino Fernández Campo, Alberto Aza, Rodolfo Martín Villa, Jaime Lamo de Espinosa, Landelino Lavilla, Marcelino Oreja y Santiago Carrillo. Todos ellos han querido resaltar el sentido de Estado, la valentía, el idealismo, las firmes convicciones democráticas o el "orgullo institucional" del ex presidente, quien permanece apartado de la vida pública por una "demencia senil degenerativa", según explicó su hijo, Adolfo Suárez Illana, en el programa Las cerezas de TVE.

El Rey ha elogiado y agradecido, en un mensaje leído por el hijo de Suárez, la labor del ex presidente que permitió "la concordia nacional que hoy conocemos como transición" y un marco de convivencia, "el más largo y fructífero de nuestra historia moderna", gracias "a su fe en España y en los españoles". Don Juan Carlos ha destacado el "calor de su amistad y afecto que se fraguaron a lo largo de los años", su "lealtad y abnegación al servicio de España y de la Corona", así como su talento, su espíritu integrador, su capacidad de escuchar a los demás, su prudencia e intuición "en las circunstancias más difíciles".

Exponente de "una generación de valientes"

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha afirmado que España "le debe mucho" a Suárez, que encarna "una generación de valientes" que lucharon por la libertad y la reconciliación, y que lo hicieron "con honestidad", y que permitieron que hayamos vivido "los treinta años de más prosperidad, de más libertad y de más democracia" de nuestra historia. "El Gobierno se quiere sumar a ese homenaje que ha de ser, ante todo, como aquellos que reconocen a las grandes figuras: sencillo y sentido", ha concluido Zapatero.

José María Aznar ha recalcado que "el nacimiento de la España contemporánea, moderna y democrática" está asociado al nombre de Adolfo Suárez y ha añadido que la historia, al igual que él siempre ha hecho, "así se lo reconocerá". "Los españoles tenemos motivos para sentirnos legítimamente orgulloso de él, y yo tengo muchos motivos para sentirme, no solamente orgulloso, sino en gran medida continuador de una gran tarea que comenzó en España en los años 77-78", ha remarcado Aznar.

Felipe González ha coincidido con Aznar en que Suárez fue una figura "clave" sin el que la transición "no tendría ninguna explicación razonable", y ha destacado la capacidad de "convencer y de encantar a corto" de un hombre que "era más de diálogo que de tribuna". El ex jefe del Ejecutivo ha subrayado que Suárez "era y es una persona con un espíritu abierto y con una capacidad de diálogo y de entendimiento del otro muy importante", una actitud que, a su juicio, hace falta en estos momentos porque "de nuevo hay un ambiente excesivamente crispado" en España.

Dimisión "desde un estado de ánimo"

Leopoldo Calvo Sotelo ha reconocido que fue "muy difícil" suceder a Suárez al frente de la Presidencia del Gobierno, especialmente por el golpe de Estado del 23 de febrero de 1981, tras el que hubiera deseado que le hubiera podido "acompañar y asistir en aquel trance de devolver a los españoles la confianza en las libertades y en la democracia que habían perdido con el golpe". Calvo Sotelo se ha referido al momento en el que Suárez anunció su dimisión como presidente del Gobierno, el 29 de enero de 1981, y ha explicado que una decisión "tan grave" no se toma por un hecho concreto, sino "desde un estado de ánimo", provocado porque "se sintió no respetado", especialmente dentro de la UCD.

"Debió de sentir todo eso como una injusticia grave", ha señalado Calvo Sotelo, quien ha añadido que Suárez, "apoyado" por el Rey, fue el "director de una orquesta en la que hubo muchos músicos" y el que "llevaba sobre sus hombros aquella transición".

Adolfo Suárez Illana saluda al ex presidente del Gobierno Leopoldo Calvo Sotelo durante el homenaje en Madrid.
Adolfo Suárez Illana saluda al ex presidente del Gobierno Leopoldo Calvo Sotelo durante el homenaje en Madrid.EFE

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50