Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 37% de los accidentes mortales de tráfico se debe a la velocidad, según un estudio

El perfil del infractor es un joven, varón, con poca experiencia al volante y que conduce solo, por la noche y en los fines de semana

Un estudio realizado por el Instituto de Tráfico y Seguridad Vial (Intras) y la aseguradora Línea Directa revela que el 37% de los accidentes mortales de tráfico se deben a la velocidad, ya sea inadecuada por exceso o por defecto. El estudio, el más completo realizado hasta el momento y que ha sido presentado hoy, se basa en el análisis de 494.353 accidentes producidos entre los años 1999 y 2003 y cuyos datos proceden de la Dirección General de Tráfico (DGT).

Del total de accidentes, 105.670 se deben a una infracción de velocidad, ya sea velocidad inadecuada, exceso de velocidad y velocidad anormalmente lenta, según ha explicado Luis Montoro, responsable del Intras y catedrático de Seguridad Vial. El investigador, que ha considerado que la velocidad aumenta enormemente la frecuencia de accidentes así como su gravedad, ha señalado que en España uno de cada cinco accidentes con víctimas se debe a una infracción de este tipo, por lo que cada año se producen unos 20.000 accidentes por esta causa. El porcentaje de fallecidos es el doble en los accidentes en los que ha intervenido la velocidad, de forma que el número de víctimas mortales se incrementa del 4 al 8%.

Montoro ha subrayado que el 83% de los accidentes por velocidad se debe a que el conductor no adapta su conducción las circunstancias que le rodean y el 16% al exceso de velocidad, en tanto que la marcha lenta provoca sólo el 1% de los accidentes. El estudio señala también una clara relación entre la velocidad y la ingestión de alcohol y otras sustancias. En este punto, Luis Montoro ha trazado el "retrato robot", el perfil más común en los siniestros analizados: el conductor es un joven de entre 18 y 25 años, varón, al volante de un turismo o una motocicleta en fines de semana, por la noche y sobre vías convencionales. Si el accidente de debe a exceso de velocidad se da en tramos rectos y en curvas por velocidad inadecuada; los desplazamientos son de ocio y los recorridos medios o largos, con una conducción continuada de una a tres horas.

Se reducirían las muertes en un 30%

El que incurre en exceso de velocidad, según Montoro, es propenso a no llevar cinturón de seguridad, y la consecuencia general es la de un accidente grave o mortal. El estudio hace una mención especial a las condiciones climáticas, ya que cuando empeoran la velocidad cobra un papel relevante, en especial con granizo, lluvia, hielo y nieve. Cuando graniza, según la investigación, el 52% de los conductores implicados en accidentes ha cometido una infracción de velocidad y lo mismo ocurre cuando llueve, con un 24% de los accidentes. Montero ha destacado que si se condujera a la velocidad adecuada se podría reducir en un 30% el número de conductores fallecidos, ya que el perfil del conductor que en mayor medida sufre estos accidentes es el conductor particular y cuando viaja solo.

Por otra parte, los conductores con menor experiencia al volante tiene más accidentes por velocidad, ya que el 26,6%tiene menos de dos años de permiso de conducir. Otro de los datos del estudio revela que la mayoría de los vehículos implicados, con un 35% del total, tiene menos de dos años. Por comunidades, Galicia, Castilla y León y Asturias son las que muestran el mayor porcentaje de conductores accidentados por una infracción de velocidad en carretera, mientras el País Vasco, Murcia y la Comunidad Valenciana se sitúan por debajo del promedio general.

Por otra parte, otro estudio realizado por Intras, esta vez en colaboración con Goodyear, revela que el reventón de neumáticos es la tercera causa de los accidentes de tráfico mortales. Según el estudio, a partir de los datos de la DGT sobre los accidentes con víctimas producidos durante el periodo 1997-2001 en vehículos de cuatro o más ruedas, en ese periodo cerca de 3.000 vehículos con defectos en sus neumáticos -pinchazo, reventón, neumáticos desgastados- se vieron implicados en accidentes con víctimas. En concreto, de los vehículos con algún defecto en su estado (incluyendo frenos, luces, dirección), el 70% de los coches implicados en accidentes contaban con neumáticos defectuosos. Estos datos se traducen en una afirmación concluyente: en el caso de que el accidente sea por neumáticos desgastados, el riesgo de resultar mortal es más de un 50% superior que el resto de los defectos en los vehículos.