Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alonso: "El Gobierno irá dando respuestas proporcionales a los acontecimientos"

El ministro de Interior reitera la exigencia a ETA para que deje las armas y a Batasuna para que condene la violencia

El Gobierno ira "dando respuestas proporcionales a todos los acontecimientos que se vayan produciendo" una vez conocida la decisión de la organización terrorista ETA de delegar en el partido político ilegalizado Batasuna la negociación política para solucionar el "conflicto vasco". Así lo ha dicho esta mañana el ministro de Interior, José Antonio Alonso, que ha vuelto a emplazar a ETA ha "abandonar la violencia". "Ése es el punto de partida; si alguna vez se produce, entonces ya veremos", ha añadido.

El presidente del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, reclamó el sábado en San Sebastián a ETA que abandonara las armas como condición previa a "escuchar" a Batasuna. El ministro de Administraciones Públicas, Jordi Sevilla, apuntilló un día después: "Sólo esperamos una carta de ETA en la que nos diga dónde y cuándo entrega las armas y abandona el terrorismo".

ETA hizo público en la madrugada del domingo un comunicado en el que ratificaba la oferta que hizo Batasuna el 14 de noviembre: establecer un doble diálogo entre el Gobierno español y ETA, por un lado, y entre todos los partidos vascos, incluido Batasuna, por otro. El próximo mes de mayo se celebrarán elecciones autonómicas en el País Vasco, a las que no podrá concurrir esta formación por haber sido ilegalizada; por tanto, perderá su último foco significativo de presencia política, su representación de seis diputados en la Cámara vasca.

El Gobierno espera ahora un nuevo comunicado de ETA en el que anuncie el cese del terrorismo, tras las expectativas suscitadas por la carta que hizo pública el viernes su portavoz, Arnaldo Otegi, y en la que abogaba por iniciar un diálogo entre todas las fuerzas políticas. Las dos tentativas anteriores de paz en las que participó el Gobierno español —en Argelia en 1989 con Felipe González como presidente y en Suiza diez años después con José María Aznar— fracasaron porque ETA exigió una negociación política con el Gobierno. En esta ocasión la organización terrorista ha delegado el papel de interlocutor político en Batasuna.

Alonso ha reiterado hoy que "ETA lo que tiene que hacer es abandonar la violencia de una vez y Batasuna lo que tiene que hacer es condenar la violencia", y ha asegurado que "por el momento hay que ser muy prudente, tener mucho cuidado con todos los pasos que se puedan dar en un sitio o en otro, y mantener toda la tranquilidad". "El Gobierno todo lo que tiene que decir es esto; hay que mantener la prudencia, la cabeza fría, toda la calma y toda la tranquilidad y dejar muy claras un par de cosas: la condena de la violencia, el abandono de la violencia y el funcionamiento regular y normal del Estado de derecho y de la democracia", ha añadido el ministro de Interior.

Telecinco ha avanzado hoy que, según fuentes que no menciona, ETA ya ha hecho llegar al Gobierno una oferta de tregua, que hará pública en febrero. Sin embargo, fuente de La Moncloa han desmentido que eso haya ocurrido; además, Sevilla ha dicho que no tiene "ninguna información" al respecto, y el secretario de Organización del PSOE, José Blanco, ha asegurado que su partido no se mueve en "parámetros de especulación" sobre una posible tregua sino que "quiere hechos".