Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno establece un plan especial de actuación en caso de fuertes nevadas

La subsecretaría de Interior asumirá, con mando único, la dirección y coordinación de las operaciones

El ministerio del Interior ha establecido un plan especial de actuación para paliar al máximo los efectos de las nevadas en las carreteras cuya titularidad corresponda a la Administración Central. El pasado 29 de diciembre, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, anunció el refuerzo de los protocolos de actuación y los medios de Protección Civil ante emergencias meteorológicas después de que un temporal colapsara los alrededores de la ciudad de Burgos.

El plan prevé que la subsecretaría de Interior asuma, con mando único, la dirección y coordinación de las operaciones parea esos casos. El protocolo de actuación establece además que la Dirección General de Protección Civil envíe los avisos especiales de fenómenos meteorológicos que puedan afectar a las carreteras del Estado al Centro de Control de Tráfico de la DGT y al Servicio de Telerruta de la Dirección General de Carreteras.

La DGT alertará a las Jefaturas Provinciales afectadas y a la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, mientras que la Dirección General de Carreteras avisará a las Demarcaciones y Unidades de Carreteras afectadas, cuyos responsables se pondrán a disposición, respectivamente, del delegado y subdelegado del Gobierno correspondiente y quedarán en situación de alerta.

Alerta permanente

A su vez, el Centro de Control de Tráfico enviará cada día a las Direcciones Generales de Protección Civil y Carreteras un informe de incidencias en la red viaria. Los delegados del Gobierno comunicarán la disponibilidad de medios y recursos para hacer frente a este tipo de emergencias.

Por su parte, la Dirección General de Protección Civil informará de forma exhaustiva, previamente a la emergencia, tanto a la población como a las Delegaciones del Gobierno.

Ante avisos especiales de nevadas los delegados y subdelegados del Gobierno quedarán en situación de alerta, permanentemente localizables y en sus respectivas sedes y deberán tener el catálogo actualizado de medios y recursos disponibles, susceptibles de ser utilizados. También tendrán que alertar a los servicios necesarios para atender la situación, intensificar la información a la población y ordenar la movilización de los citados recursos.