Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Meca abandona "engañado" la travesía del Lago Ness

Los promotores del evento mintieron al nadador para obligarle a salir del agua cuando presentaba ya síntomas de confusión por el frío

David Meca no ha podido concluir la travesía a nado del mítico Lago Ness, en Escocia. Los organizadores de la prueba le han "engañado" y le han asegurado que ya había logrado la proeza para obligarle a salir del agua cuando sólo había nadado 27,5 kilómetros. Según ellos, el nadador español presentaba a esas alturas de la prueba confusión, falta de coordinación y somnolencia por el frío glaciar de las aguas del lago. Al conocer el engaño, Meca tuvo duras palabras para su equipo de ayundantes, pero luego rectificó y les dio las gracias.

La prueba había comenzado con una hora de retraso debido a las bajas temperaturas e incluso había estado a punto de no celebrarse. En principio, la travesía se había esarrollado con normalidad, si bien el nadador se quejaba de dolor en las manos y el rostro, debido al frío. Pero en la zona central del lago la temperatura de las aguas era de seis grados (ocho en las zonas más próximas a la orilla) y después de cinco horas de nado, David comenzó a sufrir los efectos de la hipotermia.

David se negaba a abandonar la prueba, y los organizadores optaron por indicarle un punto donde supuestamente estaba situada la llegada, lugar al que se dirigió el nadador. El abandono se produjo después de que el nadador hubiera superado la zona más difícil, presidida por el famoso Castillo de Urquhart, situado en un promontorio donde converge una zona de fuertes corrientes que debilitaron aun más al nadador.

"Realmente no he sido consciente del frío que he pasado, pues iba concentrado en el ritmo de la brazada. Valoro el esfuerzo de mi equipo, y debo agradecerles que tomaran una decisión difícil por mí, ya que yo no estaba en situación de hacerlo", ha explicado poco después el nadador. "Siento mucho mi reacción inicial hacia ellos. Ahora sé que he pasado por momentos de peligro, pues me han explicado que uno de los síntomas de la hipotermia es la falta de reflejos y la confusión mental que se padece. Por ello, yo insistía en seguir. Ellos han tenido que decidir por mí, y sé que han hecho lo mejor, aunque todos estamos apenados, pues la ilusión en este proyecto era enorme", ha agregado Meca.

David Meca recorrió aproximadamente 27 kilómetros, desde el punto de salida, al sur de Fort August, hasta un punto situado a unos diez kilómetros de End Loch Ness, lugar previsto como de final de la prueba. El tiempo invertido fue de 5 horas y 47 minutos.