Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nueve trabajadores resultan heridos al chocar dos trenes de servicio en el túnel de Guadarrama

Los heridos trabajaban en las obras del trazado de alta velocidad Madrid-Valladolid

Un total de nueve trabajadores han resultado heridos esta noche, uno de ellos de gravedad, al chocar dos trenes de servicio en el interior de uno de los túneles de Guadarrama en el trazado ferroviario de alta velocidad Madrid-Valladolid.

Según han confirmado fuentes de la Subdelegación del Gobierno de Segovia, el suceso se registró pasadas las 21,45 horas cuando uno de los trenes de servicio que se emplean para transporte de personal y material hasta la tuneladora entró en colisión contra una máquina parada en la vía, en uno de los túneles del lado norte. Debido al impacto, aunque se registró a poca velocidad, resultaron heridos nueve trabajadores, que fueron trasladados al servicio de urgencias del hospital general de Segovia.

De acuerdo con la información facilitada por los servicios sanitarios de la Junta de Castilla y León, ocho de los heridos sólo sufren contusiones y magulladuras, por lo que es previsible que sean dados de alta pronto. Por su parte, el herido grave padece la fractura de dos vertebras, habiendo quedado ingresado en el servicio de traumatología.

Inicialmente la subdelegación del Gobierno baraja la posibilidad de que se trataba de un transporte de personal para el cambio de turno. Este es el segundo accidente que se registra en los túneles en el que se ven implicados los trenes de servicio, que circulan por el interior de la obra a escasa velocidad. El 6 agosto de 2003, se incendió una locomotora, a unos 800 metros de la boca noreste, quedando atrapados 34 trabajadores, durante cinco horas, debido a la intensa humareda, pero fueron rescatados ilesos.

Según el Ministerio de Fomento, después de prácticamente dos años desde el inicio de las obras, los túneles ferroviarios bajo la sierra de Guadarrama se encuentran en la fase final de su excavación. Se trata de dos túneles paralelos de 28,377 kilómetros de longitud cada uno, con una separación entre ejes de 30 metros, conectados entre sí por galerías de emergencia situadas, una vez estén en servicio los túneles, cada 250 metros, si bien durante el proceso de construcción se han perforado cada 1.000 metros, con el fin de garantizar la seguridad de los trabajadores.