Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una burbuja irregular con mensajes solidarios recordará en Madrid a las víctimas del 11-M

El alcalde de Madrid y la ministra de Fomento presentan el proyecto elegido en el concurso internacional

Una estructura transparente, creada por el estudio de arquitectura FAM, en la que aparecerán muchos de los mensajes solidarios que los ciudadanos escribieron en el altar improvisado de Atocha tras los atentados del 11-M recordará a las víctimas de esta matanza y a las del terrorismo en general frente a la Estación de Atocha a partir del próximo 11 de marzo. Así es el proyecto elegido por el jurado del concurso internacional de ideas convocado para honrar la memoria de las víctimas del 11-M y que hoy ha emitido su fallo.

El diseño ganador del concurso de ideas convocado por el Ministerio de Fomento y el Ayuntamiento de Madrid es obra del estudio de arquitectura FAM, integrado por Esaul Acosta, Mario Gil, Raquel Buch, Miguel Ginés y Pedro Colón de Carvajal, y se intentará inaugurar el 11 de marzo de 2005 con motivo del primer aniversario de los atentados. La ministra de Fomento, Magdalena Alvarez, y el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, han presidido el jurado del concurso internacional que ha elegido por unanimidad este anteproyecto entre los más de 300 diseños presentados. De ellos, 22 fueron preseleccionados y cinco han sido finalistas.

Aunque aún hay que decidir las dimensiones del monumento y su diseño definitivo, se ha introducido una modificación del diseño original, a petición de la Asociación de Víctimas del Terrorismo -miembro del jurado. Así, la estructura incluirá muchos de los mensajes espontáneos escritos por los ciudadanos tras los atentados, en vez de los nombres de las 191 víctimas. El monumento será una especie de burbuja de forma irregular de cristal y metacrilato, iluminada con luz artificial desde el interior y en la que incidirá el sol a lo largo del día aportando diversos matices. El monumento ocupará el centro de una rotonda situada en la desembocadura de la calle Alfonso XII frente al edificio circular diseñado por Rafael Moneo de la Estación de Atocha, que los ciudadanos, con sus velas, mensajes, flores y juguetes, convirtieron en un santuario desde el mismo día de los atentados.

Álvarez y Ruiz-Gallardón han admitido la complejidad técnica del diseño, y han adelantado que esto podría impedir la inauguración en la fecha prevista, el primer aniversario de los atentados. También han coincidido en que el memorial servirá para recordar tanto a las víctimas del 11 de marzo como a las de "todos los atentados que ha habido en España", en palabras del alcalde, con el objetivo de "que la memoria habite permanentemente en los ciudadanos". Según la ministra, además, recogerá "los sentimientos comunes de todos los ciudadanos y su esperanza y solidaridad". En cuanto a su diseño, el alcalde ha destacado su "lenguaje claramente del siglo XXI", por su transparencia y su ligereza, que hará que no sea "un tropiezo para la ciudad sino un auténtico encuentro en una zona tan sensible como el eje Prado-Recoletos".

El proyecto ganador recibirá, además del encargo de la construcción del memorial, 48.000 euros, mientras que el segundo, otorgado por el jurado a Local 4 Arquitectura del Paisatge, percibirá 24.000 euros, y el tercero, concedido a Fernando Clavería González, se retribuirá con 12.000 euros. Además, el jurado ha otorgado sendos accésit de 6.000 euros cada uno a las ideas propuestas por los estudios de arquitectura Pedro Lorenzo de Barcelona y Pérez Guerras de Madrid.

En el jurado, además de representantes de las dos administraciones convocantes del concurso, había miembros de instituciones culturales y académicas, artistas como Agustín Ibarrola, Andréu Alfaro, Juan Bordes y José Luis Sánchez, y urbanistas, así como los colegios de Arquitectos e Ingenieros de Madrid. Todos ellos han examinado proyectos de España, Italia, Holanda, Alemania, Portugal, Argentina y Brasil, con motivos principalmente simbólicos que iban desde los paraguas apiñados de la manifestación contra el terrorismo del 12 de marzo, a las manos abiertas, llamas, pisadas anónimas y haces luminosos, en materiales como el cristal, el bronce, el mármol negro o diversos metales.