Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Batasuna propone abandonar "las herramientas del pasado" y usar "sólo el diálogo"

La formación ilegalizada apuesta por someter a referéndum el pacto que quiere alcanzar con las fuerzas democráticas

La formación política radical Batasuna —ilegalizada por sus lazos con la organización terrorista ETA— ha celebrado hoy en el velódromo de San Sebastián un acto público al que han acudido 15.000 personas para desvelar un documento de ocho páginas en el que desgrana su compromiso con la sociedad vasca para los próximos meses. El texto no contiene una petición a ETA para que abandone las armas, pero apuesta por "sacar el conflicto de las calles" y "llevarlo a la mesa de negociación". Para ello quiere usar "exclusivamente vías políticas y democráticas", que su juicio "permitirán la materialización sin límites ni restricciones de todos los proyectos políticos".

Uno de los siete compromisos de Batasuna es la celebración de un referéndum "de forma pacífica y democrática" —de eso se ocuparía la organización, según dice—, una vez concluido el proceso de diálogo, según ha adelantado el dirigente de la formación Joseba Permach en una entrevista que publica hoy el diario Urola-Kostako Hitza. Durante el acto, la formación ilegalizada ha asegurado que esta consulta es "inevitable", pues la resolución del conflicto —así denominan a este asunto en el entorno abertzale— para por un doble acuerdo: el de ETA con España y Francia, y el que debe alcanzarse entre los "agentes de Euskal Herria", que debería ser "refrendado inevitablemente por la ciudadanía".

Según el documento marco, desvelado por la radio pública vasca —Radio Euskadi y Euskadi Irratia—, el partido político ilegalizado aboga por un escenario que "supere el enfrentamiento político y armado" en el País Vasco. En el texto, titulado Ahora, el pueblo, ahora la paz, aportación para la resolución del conflicto, Batasuna asegura que habla en representación "de la izquierda abertzale en su conjunto" y resalta que su prioridad es abrir un proceso de paz que "supere definitivamente el escenario de enfrentamiento político y armado" en Euskadi.

"Abrir la puerta al diálogo"

"Se dan ya las condiciones para abrir la puerta al diálogo", asegura Batasuna, que se compromete así a buscar "un escenario de paz estable y duradera". Para ello aboga por abandonar "las recetas del pasado" y buscar nuevas fórmulas "con una sola herramienta, el diálogo", en el que se compromete a ser "flexible" y a hacer "concesiones en aras de alcanzar un acuerdo satisfactorio". El objetivo final es "construir un escenario que posibilite el tránsito hacia un nuevo marco político donde [se] garanticen todos los derechos al conjunto del pueblo vasco".

Joseba Álvarez, destacado miembro de la Mesa Nacional de Batasuna y ex concejal de San Sebastián por esta formación, dejó claro ayer la propuesta no irá acompañada por una tregua de ETA, como exigen los partidos democráticos para dar credibilidad a su nueva oferta política. "Ya lo dijimos en su día. El emplazamiento no es a ETA, porque el problema es conjunto y tiene que ser una solución de todos y para todos. Mañana [por hoy] haremos una propuesta. Pero no es una propuesta determinada a una parte o a otra parte, porque es un camino que hay que hacer entre todos", afirmó Álvarez.

Tras filtrarse el documento, el alcalde de San Sebastián, Odón Elorza, la concejal de ese ayuntamiento Denis Itxaso y la parlamentaria socialista Gemma Zabaleta apostaron porque el País Vasco está" en el último tramo, cerca del desenlace" del conflicto, y pidieron al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero y al PSE que fuera "valientes" y asumieran "algún riesgo para ganar la libertad". ¿Cómo? Revisando la ilegalización de Batasuna.