Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Trillo pide perdón a las familias de las víctimas del Yak-42 pero no dice si renunciará a su escaño

"En la medida en que haya podido contribuir a su dolor, les ofrezco mis más sinceras disculpas de todo corazón", ha dicho el ex ministro de Defensa

El diputado del Partido Popular por Alicante y ex ministro de Defensa Federico Trillo-Figueroa ha comparecido hoy ante la prensa en el Congreso para expresar sus "más sinceras disculpas de todo corazón" a las familias de los 62 militares muertos en el accidente del Yak-42 el 26 de mayo de 2003, por lo que "haya podido contribuir a su dolor".

Trillo ha exigido además que "se deje de usar el dolor de forma política", porque "además de hacer más daño a las familias, se está haciendo un daño injusto a las Fuerzas Armadas y también al PP". Ha evitado en cualquier caso pronunciarse sobre si renunciará a su acta de diputado, como habían pedido algunos familiares ante los errores cometidos durante la identificación de las víctimas en Turquía. De las 39 pruebas de ADN que se han practicado hasta ahora, 22 han demostrado que la identidad atribuida a los restos fue equivocada.

Trillo ha supeditado su decisión final a la información que presente el actual ministro, José Bono, ante el Congreso, pues hasta ahora, según ha dicho, sólo sabe lo que han dicho los medios de comunicación. En cualquier caso, el diputado conservador ha defendido la actuación de militares, médicos y autoridades políticas en este caso, pues en su opinión siempre ha actuado "de buena fe en todo momento, sin ser en absoluto conscientes de los errores".

El secretario adjunto del PP, Ángel Acebes, aseguró ayer que Trillo "está siendo objeto de una agresión política, buscando el deterioro de la imagen del anterior Gobierno", y descartó la posibilidad de que renunciara a su escaño: "Trillo ya no es ministro de Defensa y la polémica sobre el escaño no es más que contribuir a una manipulación buscando la ventaja política, sin ningún tipo de límites ni convicciones". Según Acebes, "cuando no se tienen principios sólo se busca la ventaja partidista y se es capaz de mentir, manipular y buscar excusas para revolver al pasado todos los días".