Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los príncipes de Asturias visitan el Museo Chillida-Leku antes de volver a Madrid

Don Felipe y Doña Letizia han comido en el restaurante de Arzak en San Sebastián, a donde han llegado en coche desde Olite

Un paseo por la playa donostiarra de La Concha y una visita al Museo Chillida-Leku de Hernani han puesto punto y final al corto periplo de los príncipes de Asturias por el País Vasco antes de regresar a Madrid. Ha sido la propia familia de Chillida quien ha invitado a los príncipes al museo, que hoy ha estado cerrado al público.

Especial
Así fue la boda real

A las 15.15 de la tarde, el Audi A8 conducido por el Príncipe Felipe llegaba al aparcamiento del restaurante que el cocinero Juan Mari Arzak tiene en San Sebastián. A las puertas del establecimiento, cientos de personas recibieron a la pareja, que saludó desde la ventana. En el afamado restaurante, los príncipes Felipe y Letizia dieron cuenta de un menú compuesto por un aperitivo, grafiti de huevo elíptico con salsa de chipirón, merluza con taco de sopa de ajo, pichón asado a los aromas para Doña Letizia, cordero asado a los aromas para Don Felipe y, de postre, tortilla fea de chocolate.

Los príncipes de Asturias llegaron a San Sebastián desde la localidad navarra de Olite, donde cientos de personas les recibieron a las 13.20. Allí, Don Felipe y Doña Letizia visitaron el castillo que construyó Carlos III el Noble, Rey de Navarra, a finales del siglo XIV. Precisamente fue Carlos III quien instituyó para su nieto el título de Príncipe de Viana que ahora ostenta Don Felipe. Los príncipes abandonaron Olite a las 14.00. Según ha explicado el Gobierno Foral, Don Felipe y Doña Letizia "regresarán a Navarra dentro de aproximadamente un mes, esta vez con más tiempo y sosiego, para participar en la entrega del Premio Príncipe de Viana de la Cultura".

Antes de llegar a la localidad navarra, un gran número de personas acompañó a los príncipes en su paseo matinal por las calles de Sos del Rey Católico (Zaragoza), una joya de la arquitectura medieval. Los recién casados llegaron anoche a esta localidad aragonesa y durmieron en el Parador Nacional de este pueblo de la comarca de las Cinco Villas. Don Felipe ya estuvo en Sos en junio de 2000, durante su visita oficial a Aragón. Por la mañana, sin las prisas de un programa oficial, la pareja recorrió las calles de la villa con paradas en lugares como el Palacio de Sada o la iglesia románica de San Esteban del siglo XIII, que le valieron en 1968 la declaración de conjunto histórico artístico. El párroco, Máximo Garcés, les mostró el interior del templo y su cripta, donde se encuentran la pila bautismal del siglo VIII donde se bautizo Fernando el católico.

Baño de masas en Zaragoza

Los príncipes de Asturias iniciaron su viaje el domingo en un coche conducido por don Felipe. Su primera parada fue en Cuenca, donde cenaron en el mesón Casas Colgadas antes de hacer noche en el Parador Nacional Convento de San Pablo. A la mañana siguiente, tras un paseo por la ciudad, pasearon, se trasladaron a Albarracín (Teruel), donde comieron en un restaurante del pueblo, de unos mil habitantes, el menú típico: migas, cardo y caza.

De Albarracín, los recién casados fueron a Zaragoza, donde unas 5.000 personas los recibieron en la plaza de El Pilar. Tras visitar la basílica de la patrona de Zaragoza y besar su manto, donde les esperaban otros 1.500 fans, la pareja siguió conduciendo 122 kilómetros hasta Sos del Rey Católico, donde han pasado la noche. El siguiente destino ha sido Olite, desde donde la pareja ha salido camino de San Sebastián. El resto del viaje de novios sólo tiene dos puntos confirmados. Además de la capital de Jordania, Ammán, los recién casados acudirán a Roma, donde serán recibidos en audiencia privada por Juan Pablo II. El resto del itinerario se mantiene, de momento, en el más absoluto de los secretos.