LA BODA REAL | Las anécdotas

La caída de las arras y las travesuras de Froilán

El hijo de la infanta Elena trató de propinar una patada a una niña durante la ceremonia

La sobriedad de la ceremonia religiosa apenas ha dado cabida a la sorpresa. Aún así, el propio Príncipe Felipe, su sobrino Froilán y el ramo de la novia han protagonizado las anécdotas de la jornada.

Las arras

Cuando el cardenal Rouco Varela iba a entregar las arras al príncipe Felipe, una de las monedas cayó sobre unas flores que adornaban el altar. El arzobispo de Madrid la recogió y se la entregó al Príncipe, quien ya había recibido previamente las otras 12 monedas. Las arras comenzaron a utilizarse en España en la Edad Media, y con ellas se pretende simbolizar la buena economía del futuro hogar y que los bienes materiales del matrimonio serán compartidos por la pareja. En esta ocasión, las arras utilizadas han sido trece monedas de oro de la colección numismática del Banco de España, la más antigua emitida en tiempos de los Reyes Católicos y la más reciente en el reinado de Alfonso XIII.

El olvido

Después del intercambio de las arras, el heredero de la corona ha tenido un pequeño despiste y ha estado a punto de olvidar las palabras que debía pronunciar durante la ceremonia. La ya Princesa de Asturias ha ofrecido en ese momento una de las pocas sonrisas de los novios ante el altar.

Froilán

El pequeño Froilán, hijo de la infanta Elena, se ha convertido en el centro de atención de la ceremonia religiosa durante algunos momentos. En las proximidades del altar, el paje ha lanzado una patada a una de sus compañeras en el cortejo que ha acompañado a la novia en su entrada a la catedral. Después de amonestar varias veces a los niños, la cuidadora que iba con ellos tuvo que sacarlos de la zona del altar.

Los trajes de los niños

Los trajes de los niños que han acompañado a la novia estaban ideados en base a los que lucen los Duques de Osuna y el Infante niño Don Francisco de Paula en los retratos que se encuentran en el Museo del Prado. El vestido de las

niñas estaba compuesto por falda o basquiña españolizada con una banda amarilla atada a la cintura. Todos lucían zapatos con hebilla, que en el caso de la pequeña Carla, sobrina de doña Letizia, acabaron en las escaleras laterales del altar, cuando se deshizo de ellos en un espontáneo gesto.

Un ramo poco adecuado

El ramo que portó Letizia Ortiz durante su enlace con el príncipe Felipe sufrió "pequeños defectos de confección" y ha resultado incómodo para la novia, según la Federación Española de Floristerías. Su presidente, Jaime Sánchez, ha explicado que el ramo, en forma de bota masificado y de color claro, pecaba de exceso de volúmen para la estilizada figura de Letizia.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50