_
_
_
_

Profanada la tumba del GEO que murió en la explosión de Leganés

El cuerpo del agente Francisco Javier Torronteras, enterrado el pasado día 4 en el cementerio Sur de Madrid, ha sido quemado

La tumba de Francisco Javier Torronteras, el miembro del Grupo Especial de Operaciones (GEO) fallecido el pasado 3 de abril en el asalto al piso de Leganés (Madrid) donde se suicidaron siete islamistas vinculados con el 11-M, ha sido profanada esta madrugada en el Cementerio Sur de la capital, según han informado fuentes policiales.

Las mismas fuentes han informado de que el cadáver del geo ha sido extraído de su nicho por al menos dos individuos, ayudados de una palanqueta, y lo han arrastrado con una carretilla a una distancia de unos 700 metros. Tras rociarlo de algún líquido inflamable, lo han prendido fuego, quedando los restos del agente completamente calcinados. Precisamente ha sido el humo el que ha alertado a los vigilantes del cementerio, que han avisado a la Policía sobre las seis de esta mañana. En un primer momento se ha informado de que el cadáver del agente Torronteras había aparecido con un pico clavado en la cabeza y una pala en el pecho, aunque, poco más tarde, fuentes policiales han desmentido este extremo a ELPAÍS.es.

Sin pistas sobre los autores de la profanación

En el cementerio, la policía no ha encontrado rastro de huellas, ni pintadas o comunicados que ayuden a encontrar a los autores de la profanación. Ante esta situación, los agentes no descartan ninguna hipótesis: desde una venganza de grupos islamistas por la intervención policial del pasado día 3, hasta la actuación de grupos vandálicos de ideología ultra o neonazi. De hecho, los investigadores han recordado que el Islam prohíbe la profanación de los cadáveres.Los restos del cuerpo del subinspector han sido trasladados al Instituto Anatómico Forense, donde está previsto que los forenses de la Policía Científica realicen un análisis de ADN.

Con una hoja de servicio que denotaba una amplia experiencia, incluidas actuaciones contra grupos terroristas y bandas de delincuencia organizada, así como la protección de Embajadas españolas en lugares conflictivos, Torronteras falleció en el asalto al seccionarle la vena femoral una esquirla como consecuencia de la explosión de unos 20 kilos de Goma 2-ECO, que los terroristas utilizaron para inmolarse. En la operación antiterrorista de Leganés, además del subinspector de los GEO fallecido, otros 11 policías resultaron heridos a causa de la fuerte explosión, dos de ellos de gravedad.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_