Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL DEBATE SOBRE LA GUERRA DE IRAK

Miles de personas piden el fin de la ocupación de Irak un año después del 'No a la guerra'

Madrid, Barcelona, Valencia y Sevilla recuerdan las grandes movilizaciones contra la invasión

Decenas de miles de personas han recorrido este mediodía el centro de las principales ciudades de España para recordar el grito que les movilizó hace exactamente un año, No a la guerra, y pedir el fin de la ocupación de Irak. En Madrid la marcha ha arrancado de Moncloa a las 12.00 con el lema Un año después, Madrid contra la guerra. En Barcelona la concentración ha sido a la misma hora en la plaza de Cataluña. En Valencia la manifestación ha comenzado poco después de las 11.30 en la plaza de San Agustín.

En la manifestación de Madrid han participado 150.000 personas, según los convocantes, y 9.000 según fuentes de la delegación del Gobierno. La marcha ha culminado en la Plaza de España, donde la escritora Rosa Regás y el actor Juan Diego Botto han leído un manifiesto. Partidos políticos, excepto el PP, y sindicatos, además de más de una treintena de organizaciones de toda índole, han expresado su rechazo a la ocupación de Irak y han exigido una vez más al Gobierno las verdaderas razones por las que España participó en esta guerra "ilegal e inmoral", además de pedir el regreso de las tropas españolas destacadas en territorio iraquí.

Entre otros han participado en la movilización, organizada por el Foro Social de Madrid, el líder de IU, Gaspar Llamazares, las socialistas Matilde Fernández y María Teresa Fernández de la Vega, familiares y amigos de José Couso y representantes de los sindicatos y del mundo del cine y de la cultura. Según la ONG Ecologistas en Acción, en esta manifestación se ha pedido el fin de la ocupación, la retirada de las tropas invasoras y la autodeterminación y soberanía para el pueblo iraquí. Asimismo, la organización reclama el cese del militarismo que en los últimos tiempos ha aflorado y que "lamentablemente tanta miseria y desgracia trae a todos los pueblos oprimidos".

"Precedente peligroso"

La escritora Rosa Regás, que presentó junto con Francisco Castro, portavoz de Ecologistas en Acción, la manifestación, aseguró que está en contra de lo ocurrido en Irak puesto que "puede convertirse en un precedente para que el rey del mundo -aludiendo a Bush- haga lo que quiera cuando quiera". La escritora ha denunciado que los verdaderos motivos de la guerra fueron económicos. "Con el petróleo que tienen, los iraquíes podrían reconstruirse a sí mismos. El objetivo real de EE UU es tapar lo que realmente les interesa, que es el negocio del petróleo", ha dicho.

En Barcelona el acto ha comenzado con unas palabras de bienvenida de la Plataforma Aturem la guerra y la actuación de la coral Primavera per la Pau. Los gritos contra José María Aznar y contra la política del PP han centrado el acto, que ha contado con la presencia de entidades, sindicatos y todos los partidos políticos excepto el Popular. El líder de ERC, Josep Lluís Carod-Rovira, ha participado con su propio lema: "En Perpiñán, Bagdad o Jerusalén, hablando la gente se entiende".

En toda Cataluña más de 30 municipios han celebrado concentraciones al mismo tiempo que en Barcelona. Según la plataforma organizadora ha habido actos en Badalona, Caldes de Montbui, Cardedeu, Capellades, Collbató, Cornell` de Llobregat, El Prat de Llobregat, Esparreguera, Granollers, Igualada, L'Hospitalet de Llobregat, Manresa, Mataró, Molins de Rei, Mollet del Vallhs, Piera, Rubí, Sabadell, Sant Boi de Llobregat, Sant Cugat del Vallhs, Santa Coloma de Gramenet, Terrassa, Vilanova i la Geltrú, Vilassar de Mar (Barcelona), Palamós (Girona), Girona, Tarragona y Lleida.

En Valencia los manifestantes, unos 4.000 según la policía y más de 30.000 según los organizadores, han salido poco después de las 11.30 de la plaza de San Agustín. En Sevilla, un centenar de manifestantes se ha congregado frente al consulado de Estados Unidos en protesta por la posición del Gobierno español en la guerra y para pedir el regreso de las tropas españolas.