Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía arresta a un hombre en relación con el asesinato de las dos ancianas de Rubí

Las dos mujeres fueron encontradas muertas ayer en su domicilio con evidentes signos de violencia

Las fuerzas de seguridad han detenido a un sospechoso del asesinato de dos mujeres, madre e hija de 89 años y 68 años, que fueron halladas muertas ayer por la tarde en su domicilio de Rubí (Barcelona), tras haber sido golpeadas repetidamente en la cabeza, al parecer con un objeto contundente.

El detenido ha sido ya interrogado por la policía, que a media mañana realizaba un registro en su domicilio en busca del arma homicida, que podría ser un martillo, un hacha u otro objeto contundente. De momento, estas actuaciones no han dado ningún resultado, por lo que fuentes de la investigación piden cautela antes de señalar al detenido como autor de las muertes.

Las mismas fuentes señalan que el asesino tenía que ser un conocido de las víctimas, ya que la puerta de la vivienda no estaba forzada. Además, se ha descartado el móvil del robo, porque no falta nada en la joyería Fabregat y León, situada junto al domicilio de las dos ancianas ni se ha practicado ningún agujero en la pared que separa ambos inmuebles. Además, fuentes cercanas a la familia han indicado no hay indicio alguno de robo en la vivienda de las vístimas. Los verdaderos motivos del doble crimen aún no han sido aclarados.

Temor entre la población

Rosa Maria Borràs, de 69 años, y su madre, Roser Llugany, de 89, ambas viudas, vivían en una casa de planta baja y primer piso. Fue la hija soltera de Rosa Maria, Neus, que vivía con las dos víctimas, la que encontró los cadáveres hacia las 15.00 horas de ayer. Las dos mujeres tenían golpes en la cabeza y la cara parcialmente desfigurada. Los cuerpos estaban en una habitación y en el comedor de la casa bañados en un charco de sangre.

El titular del juzgado número 4 de Rubí ha decretado el secreto de sumario sobre el doble crimen, que ha causado conmoción y temor en los vecinos de la céntrica calle Sant Cugat de esta población, donde vivían las víctimas. Además, el asesinato ha destapado la falta de efectivos de policía en la ciudad, que pidieron la intervención de la Guardia Urbana cuando recibieron el aviso del hallazgo de los cuerpos.

Por esta razón, una delegación de alcaldes de la comarca del Vallés Occidental -Rubí, Sabadell, Terrassa, Sant Cugat del Vallés, Castellar del Vallés, Santa Perpetua de Mogoda, Sant Llorenc Savall y Sentmenat- se entrevistará el próximo día 16 con la Delegada del Gobierno en Cataluña, Susana Bouis, a quien reclamará más efectivos policiales en la zona. En un comunicado hecho público hoy por el Consell Comarcal, se señala que "los alcaldes de la comarca coinciden en afirmar que la actual situación, provocada por la falta de efectivos policiales, genera una preocupante inseguridad y alarma social entre la población vallesana".