Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una médica mata a puñaladas a una compañera y a una paciente en un hospital de Madrid

La agresora, de 31 años y que tuvo que ser reducida por sus propios colegas, padecía problemas de depresión

Una médica residente de 31 años de la Fundación Jiménez Díaz, Noelia M.N., ha apuñalado esta tarde con un cuchillo de 15 centímetros a ocho personas, entre ellas una residente de 27 años y una paciente que murieron poco después de ser apuñaladas, según han informado fuentes policiales. El suceso ha ocurrido hacia las 14.30 horas en la planta de Reumatología, cuando la facultativa, de 31 años, estaba conversando con otros compañeros.

Sin motivo aparente, esgrimió un cuchillo con una hoja de 15 centímetros y apuñaló a una compañera, de 27 años, que falleció como consecuencia de la agresión. También la emprendió a puñaladas contra otras siete personas, una de los cuales, una paciente, también ha fallecido después de recibir cuatro cuchilladas. Los otros seis tienen lesiones de distinta consideración. Finalmente, la agresora pudo ser reducida por los propios compañeros en el cuarto de escayolas para ser después detenida por la policía.

El director médico del centro sanitario, Manuel de Oya, ha confirmado los fallecimientos y ha apuntado que otras seis personas están heridas, una de ellas de extrema gravedad. Se trata del marido de una paciente que estaba ingresada en el centro y que sufre una herida por arma blanca en la región abdominal con rotura de la aorta y en estos momentos esta siendo intervenido quirúrgicamente.

Además, entre los heridos hay dos enfermeras, dos auxiliares y un médico residente. De estos, un auxiliar se encuentra en la Unidad de Recuperación, con pronóstico reservado; una enfermera sufre dos heridas por arma blanca y está ingresada en la UCI, al igual que otra enfermera, que sufre una herida en el hipocondrio izquierdo. Otra residente presenta una puñalada en el cuello y está siendo atendida en la sala de recuperación y el otro auxiliar sufre lesiones de carácter leve.

Depresiones

El director medico del centro ha lamentado "profundamente" que los hechos hayan sucedido en una clínica "donde nos preocupamos por los enfermos" y ha asegurado que este es "uno de los momentos más graves vividos en esta gran casa". De Oya ha eludido comentar los detalles del suceso porque la investigación policial está abierta, si bien ha confirmado que en el hospital se sabía que la supuesta agresora había tenido depresiones, aunque "el brote psicótico es impredecible".

La agresora era residente de reumatología de cuarto año y permanece en la Unidad de Psiquiatría bajo custodia policial. La misma se había reincorporado recientemente a su puesto de trabajo tras un periodo de baja motivado por sus problemas de salud.