Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía sospecha que el detenido por asfixiar a una educadora social en Zamora asesinó a un cura en Salamana

El joven, de 19 años y origen marroquí, es señalado también como responsable de la agresión a un taxista, cuyo vehículo robó

El joven marroquí de 19 años encarcelado hoy por estrangular a una educadora social y agredir a un taxista en Zamora es, "según todos los indicios", el responsable de la muerte del párroco del pueblo salmantino de Ahigal de los Aceiteros. El cuerpo de Juan José Gómez Rodríguez, de 42 años, fue hallado en un armario del piso en el que residía el sospechoso, A. F. M., desde el pasado 3 de enero. El cadáver estaba atado de pies y manos, con una bolsa en la cabeza y otra cubriendo su cuerpo, y en avanzado estado de descomposición.

Tras confirmar "todos los indicios" señalan a el joven marroquí como autor de la muerte, el subdelegado del Gobierno en Salamanca, José Antonio Sacristán, ha precisado que la policía no sabe si el asesino pudo contar con algún cómplice, y ha señalado que el estado del cuerpo hace pensar que el sacerdote fue asesinado, "posiblemente asfixiado", el mismo día de su desaparición, el pasado 23 de febrero.

Un accidente con el taxi robado

El jefe superior del Cuerpo Nacional de Policía de Castilla y León, Segundo Martínez, ha señalado por su parte que aún no se conocen los posibles móviles de los dos asesinatos, aunque fuentes de la investigación han señalado que el origen de la muerte de la educadora podría ser la venganza.

El sospechoso había permanecido acogido por Mensajeros de la Paz en Zamora, donde, según Martínez, había demostrado su falta de disciplina y había mostrado una actitud problemática. Abandonó la organización de forma voluntaria para irse a vivir a Salamanca el pasado mes de septiembre, pero antes amenazó a la educadora social asesinada, M.A.V.F., de 26 años.

Según fuentes de la investigación, el joven accedió al centro de Mensajeros de la Paz en la madrugada del pasado lunes al martes, y allí, presuntamente, estranguló a la chica y ocultó su cuerpo en un semisótano del edificio. Esa misma mañana tomó un taxí en la Plaza Mayor de la Zamora con destino al bosque de Valorio, donde al parecer clavó una navaja en el cuello del taxista y huyó con el vehículo. El joven fue detenido tras sufrir un accidente con el coche.