Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cascos acepta la dimisión del presidente del ente gestor del AVE Madrid-Lleida

Fomento crea un gabinete de crisis que contará con el apoyo de los técnicos de Renfe que pusieron en marcha la línea Madrid-Sevilla

Los continuos fallos en las pruebas de la línea del AVE que unirá Madrid con Lleida han motivado la dimisión del presidente del Ente Público Gestor de Infraestructuras Ferroviarias (GIF). El ministro de Fomento Francisco Álvarez Cascos ha aceptado la renuncia de Juan Carlos Barrón y ha anunciado que mañana presentará a Ramón Escribano, director de infraestructuras de Renfe, como sustituto al frente del GIF.

La noticia la ha avanzado en rueda de prensa el secretario de Infraestructuras del Ministerio de Fomento, Benigno Blanco, que ha explicado que debido a la "problemática existente en la puesta en marcha de la línea de Alta Velocidad Madrid-Zaragoza-Lérida el presidente del GIF ha puesto su cargo a disposición del ministro, y éste ha aceptado su renuncia".

En cuanto a los problemas surgidos en el viaje promocional de hoy, Blanco ha aclarado que tuvieron su origen en un acto de sabotaje que causó la caída de un tramo de catenaria. Los continuos fallos han hecho que "de momento" se suspendan los viajes promocionales de la nueva línea del AVE que estaban previstos hasta el día siete de marzo.

Señalización por teléfonos móviles

Los problemas en la puesta en marcha del AVE Madrid-Lleida salieron a la luz en el primero de los viajes promocionales. La tecnología de señalización y seguridad se mostró ineficaz y hubo problemas en el centro de control de tráfico del AVE en Zaragoza, donde no se garantizó la comunicación de las balizas de la vía.

Para evitar la suspensión del primer viaje por los problemas de señalización, el personal de Renfe y GIF recurrió al sistema de seguridad empleado en los años 70. Los empleados de la compañía ferroviaria y el ente gestor de infraestructuras se colocaron a lo largo de la vía y fueron contando la marcha del tren por teléfono. Así se logró que el AVE llegara a los 300 kilómetros por hora durante un momento.

El grave problema se repitió en el segundo viaje y, en el tercero, se agravó por la caída de un tramo de la catenaria debido a un sabotaje. La magnitud de los problemas en la puesta en marcha del AVE hizo que le fueran retiradas las competencias sobre el tramo Madrid-Lleida al GIF, un organismo creado precisamente para desarrollar esa línea de alta velocidad cuyo presidente ha dimitido hoy.

Gabinete de crisis

Ahora serán los técnicos de Renfe los que se ocupen de la línea. A instancias de Fomento, la compañía ferroviaria ha creado un gabinete de crisis formado por cuatro personas que contarán con el apoyo del personal técnico que puso en marcha el AVE Madrid-Sevilla en 1992. Aunque el Ministerio ha exigido que el 10 de marzo el sistema ASFA esté operativo, Renfe recomienda retrasar ahora la inauguración del servicio para asegurar la estabilidad del sistema.