Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CATÁSTROFE ECOLÓGICA

Nuevas manchas de fuel amenazan de las costas gallegas

Varias zonas gallegas y vascas han avistado manchas, mientras el buen tiempo facilita las tareas de limpieza

"La amenaza sigue existiendo". Estas palabras, pronunciadas por el presidente del Gobierno, José María Aznar, durante la presentación del plan para la reactivación de Galicia, han sido hoy confirmadas por la llegada de nuevas manchas de fuel a las costas gallegas. La Isla de Ons, la comarca de Bergantiños, la ría de Ferrol y la Costa da Morte siguen bajo la amenaza del chapapote, aunque las buenas condiciones del tiempo ha facilitado hoy las tareas de limpieza y la salida de barcos.

Varios barcos han salido desde distintos puertos de la Costa da Morte para rastrear la zona en busca de fuel, mientras en las playas se recoge lo traído por el temporal que azotó Galicia el fin de semana. Portavoces de algunas cofradías, como la de Muxía o Lira Carnota, han denunciado la cada vez más escasa presencia de voluntarios para limpiar.

Desde el puerto de Finisterre, han salido varios barcos hacia las inmediaciones del cabo Touriñán a buscar restos de la mancha de 900 metros de longitud detectada ayer a cinco millas de la costa y en cuya retirada trabajaron 35 pesqueros, que extrajeron del mar 90 toneladas de chapapote.

En la ría ferrolana, manchas de fuel del petrolero Prestige han llegado hasta el muelle de Mugardos y algunas playas de la ría, en forma de galletas mezcladas con algas, donde acometen tareas de limpieza un grupo de mariscadoras. También la Isla de Ons sigue impregnada de chapapote y la comarca de Bergantiños, rica zona percebeira, está amenazada por grandes manchas flotantes.

También se han avistado regueros de fuel frente a las costas vascas, según ha informado la Comisión Interdepartamental formada por el Gobierno vasco para el seguimiento del vertido, que también ha entrado en algunas playas. Un total de treinta y siete barcos de pesca están realizando las labores de recogida.