Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
JUICIO AL NARCOTRÁFICO

Arranca con un nuevo tribunal el juicio a los procesados en la 'Operación Temple'

Los jueces a los que correspondía ver esta causa fueron suspendidos en sus funciones por excarcelar a Carlos 'El Negro', uno de los principales acusados

A las 12.00 ha comenzado el juicio contra los 37 procesados en la Operación Temple con un nuevo tribunal después de que los jueces de la sección cuarta de la Audiencia Nacional, a los que correspondía ver esta causa, fueran suspendidos en sus funciones por excarcelar a uno de los principales acusados que se fugó.

El nuevo tribunal designado para el juicio estará constituido por Ángela Murillo, de la sección tercera, José Ricardo de Prada, de la sección segunda, y Elizabeth Cardona, magistrada de apoyo de la Audiencia Nacional.

El pasado 14 de enero, y a pesar de la fuga el 28 de diciembre del principal acusado en este juicio, el presunto narcotraficante Carlos Ruiz Santamaría, El Negro, los magistrados que acordaron su excarcelación -Carlos Cezón, Juan José López Ortega y Carlos Ollero- comenzaron a juzgar a los 37 procesados restantes.

Sin embargo, los jueces de la sección cuarta sólo pudieron celebrar dos sesiones, ya que, tras varios aplazamientos por diversas causas, el Consejo General del Poder Judicial acordó suspenderles en sus funciones al haber admitido a trámite el Tribunal Supremo una querella contra ellos por un presunto delito de prevaricación en la puesta en libertad de Ruiz Santamaría.

Delegado de la mafia colombiana

En su escrito de conclusiones provisionales, la Fiscalía Antidroga pide para Ruiz Santamaría 60 años de prisión y una multa de 414 millones de euros al considerarle delegado en España de una organización de narcotraficantes colombianos dedicada al transporte de grandes cantidades de cocaína para su distribución en Europa.

La Fiscalía le acusa en concreto de haber introducido en España tres alijos de droga que suman 11.000 kilos de cocaína y más de 200 de heroína, uno de los cuales fue intervenido en julio de 1999 a bordo del buque Taamsaare, fecha desde la cual Ruiz Santamaría se encontraba en prisión.

Otras 37 personas de diferentes nacionalidades están también acusadas de conformar este grupo de narcotraficantes que, durante los dos años en los que operó antes de su desarticulación, se calcula que introdujo y distribuyó, dentro y fuera de España, 52.000 kilos de cocaína, a razón de unos mil kilos cada quince días.

El fiscal solicita para estos procesados penas que van desde los 60 años que pide para Ruiz Santamaría y Alfonso León, al que considera líder en España de este grupo, a los 14 años para los tripulantes del Tammsaare, además de multas millonarias para todos ellos.

Para entrar en Europa, los barcos utilizados para transportar los alijos tenían fijado un punto que en el caso de España se ubicaba entre las Islas Canarias y Las Azores, y posteriormente, contrataban a diferentes grupos para el traslado de la droga a tierra y el almacenamiento previo a su distribución.

Labor de Santamaría

Dentro de estas actividades la organización colombiana "comisionó" a Ruiz Santamaría para trasladarse a España donde, además de coordinar y supervisar los transportes de droga, determinaba el reparto de las diferentes partidas que se introducían en el territorio nacional, añade el escrito del fiscal.

En mayo de 1999 se detectó la primera operación de transporte de cocaína -6.400 kilos- a bordo del barco nodriza Koei Maru, bajo la coordinación de Ruiz Santamaría y Alfonso León.

La droga entró en España por la costa gallega y de la misma se extrajeron 1.940 kilos como precio a percibir por un grupo gallego que colaboró en esta operación.

El 9 de julio las fuerzas de seguridad localizaron el local donde se escondían 4.383 kilos de cocaína cuyo precio habría alcanzado 158 millones de euros y, posteriormente, en una vivienda de la localidad madrileña de Batres se encontraron más de 85 kilos de cocaína y 208 de heroína.

Ese mismo día se inició otra operación de transporte de droga a bordo del buque Tammsaare que, tras zarpar de Panamá, fue apresado en aguas próximas a Canarias y en el se intervinieron 6.540 kilos de cocaína que habrían alcanzado un valor de 235,8 millones de euros, lo que supuso el mayor alijo intervenido hasta el momento en Europa.

A raíz de la captura del Tammsaare, cuya tripulación fue contratada en Rusia y Estonia, fueron detenidos los presuntos miembros de la organización, a los que el fiscal acusa de delitos contra la salud pública, contrabando y falsificación de documento oficial.