Contenido patrocinadoRSC

Vuelos que se esfuerzan en no dejar huella

Iberia avanza en su estrategia de descarbonización con el objetivo de alcanzar cero emisiones netas en 2050. Se trata de un plan sustentado sobre cuatro pilares que, entre otras iniciativas, ofrece a los clientes de la compañía la posibilidad de compensar su propia huella de carbono

Los pasajeros de la compañía pueden compensar sus emisiones contribuyendo a dos proyectos medioambientales; uno en Perú y otro en Guatemala.
Los pasajeros de la compañía pueden compensar sus emisiones contribuyendo a dos proyectos medioambientales; uno en Perú y otro en Guatemala.

En el departamento de Izabal, situado en el litoral caribeño de Guatemala, es posible encontrar hasta 120 especies distintas de aves migratorias. Chipes de roca, garzas azules, currucas del sotobosque, martines pescadores o mosqueritos centroamericanos sobrevuelan sus humedales y encuentran acomodo en meses fríos entre su exuberante flora. El Grupo Iberia contribuye desde hace meses a financiar los proyectos de conservación, reforestación y ampliación de reservas naturales que se están realizando en esta zona.

La novedad es que, desde el pasado 23 de octubre, a los clientes de la aerolínea española se les ofrece la posibilidad de hacer sus propias aportaciones económicas directas para que garzas, chipes y demás especies volátiles de ida y vuelta sigan disponiendo de un refugio digno en este rincón a orillas del Caribe. Pueden hacerlo a través de CO2labora, el programa de compensación de emisiones de vuelos que acaba de lanzar Iberia.

El programa ‘Compensa tus emisiones’ fue lanzado primero como opción para clientes corporativos y se ha extendido ahora al conjunto de usuarios

Su funcionamiento es sencillo. El cliente que decida acogerse a él puede hacerlo, una vez completado el proceso de compra de cada vuelo, seleccionando la opción Compensa tu huella. De manera automática se le informará del impacto en emisiones de carbono de su viaje y se calculará el importe de la aportación solidaria que debería realizar para compensarlo. Un simple clic basta para que esa cantidad adicional se destine a la protección de ecosistemas agroforestales como el del Caribe guatemalteco. La aportación compensatoria puede realizarse también una vez completado el vuelo, accediendo al apartado de Sostenibilidad de la web de Iberia.

Un círculo virtuoso

Además de con el citado proyecto de los humedales Izabal, Iberia colabora también a través de este programa con una segunda iniciativa medioambiental, localizada esta vez en la selva amazónica peruana. En concreto, en el área de alrededor de 120.000 hectáreas de selva tropical junto a la ribera del río Ucayali, en la que residen siete comunidades indígenas pertenecientes a las etnias cacataibo y shipibo-conibo. Estos pueblos silvícolas se esfuerzan por preservar su modo de vida tradicional haciéndolo compatible con un modelo de gestión comunitaria eficiente y ecológico. Para ello han creado la cooperativa Nii Kaniti, que en lengua indígena significa “bosque y desarrollo”. Los fondos obtenidos a través de Compensa tu huella sirven, en este caso, para fomentar el uso adecuado de las tierras comunales y el desarrollo en la zona de proyectos empresariales inclusivos y respetuosos con el entorno.

Iberia informa a cada pasajero del impacto en emisiones de carbono de su viaje y lescalcula el importe de la aportación solidaria que debería realizar para compensarlo.
Iberia informa a cada pasajero del impacto en emisiones de carbono de su viaje y lescalcula el importe de la aportación solidaria que debería realizar para compensarlo.

El programa compensatorio es fruto de una colaboración entre Iberia y CHOOOSE, startup especialista en soluciones medioambientales. Se calcula partiendo de una estimación de la huella media por pasajero de los vuelos operados por la compañía en esa ruta y añadiéndole variables como el tipo de avión que opera la ruta, las condiciones meteorológicas concretas, la cabina en la que se ha realizado el vuelo y la eficiencia con la que Iberia opera sus vuelos en las distintas fases: despegue, vuelo, descenso y aterrizaje. La pasada primavera la compañía dio ya un primer paso en este sentido al ofrecer a sus clientes corporativos informes detallados de sus emisiones de carbono y la posibilidad de compensarlas participando en proyectos de conservación de ecosistemas. Con el lanzamiento de la opción Compensa tus emisiones, la aerolínea ha encontrado una manera práctica y eficiente de hacer extensiva esta iniciativa al conjunto de su clientela.

Fuentes de la aerolínea destacan la transparencia y trazabilidad plena de la iniciativa. También aclaran que en absoluto se trata de “trasladar la responsabilidad de las emisiones a los clientes”, sino de profundizar en el compromiso de ofrecerles opciones de viaje con el mayor grado de sostenibilidad posible, dado que la preservación del medio ambiente y la lucha contra el cambio climático “son retos que requieren implicaciones globales: de las aerolíneas, por supuesto, pero también de gobiernos, fabricantes de aviones o particulares”.

Con el programa ‘Compensa tu huella’, Iberia colabora a la sostenibilidad de 120.000 hectáreas de la selva amazónica peruana

Tanto el programa Co2labora para clientes, como el de compensación de emisiones para empresas, se enmarcan en el objetivo de Iberia de ofrecer a sus clientes una experiencia de viaje más sostenible, y que es también uno de los pilares de su estrategia de sostenibilidad.

Biocombustibles, digitalización y eliminación de plásticos

Iberia ha incluido la sostenibilidad como uno de los cuatro pilares de Next Chapter, su plan estratégico de actuación para los próximos tres años. En este periodo, la compañía prevé avances sustanciales en su objetivo de alcanzar la neutralidad de carbono (es decir, que el saldo neto de sus emisiones de dióxido de carbono se reduzca a cero) antes de 2050, en línea con el compromiso adquirido por las compañías y países más avanzados del planeta.

El ambicioso programa de descarbonización de la aerolínea, que fue lanzado hace siete meses y ha obtenido el reconocimiento explícito de Naciones Unidas, incluye metas parciales como el incremento gradual del porcentaje de vuelos operados con biocombustibles, la digitalización de muchos de sus procesos, la introducción de vehículos eléctricos en sus servicios complementarios y red logística, la inversión en tecnología y maquinaria cada vez más sostenible o la eliminación de plásticos a bordo de los vuelos. También se incluyen la formación específica de sus empleados en materia de sostenibilidad medioambiental y el incremento de la eficiencia de sus operaciones a través, sobre todo, de la renovación de la flota. 

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Archivado En