El Sabadell gana 370 millones, un 82% más, por la caída de las provisiones y el impulso de la filial británica

El banco descarta más recortes tras reducir su plantilla en 2.900 empleados y cerrar 400 sucursales con un ahorro anual de 130 millones

César González-Bueno, en un acto en la Universidad Menéndez Pelayo de Santander.
César González-Bueno, en un acto en la Universidad Menéndez Pelayo de Santander.

El Banco Sabadell continúa adelante con la recomposición de sus principales líneas de negocio tras su fusión fallida con el BBVA, el cambio de mando con la llegada de César González-Bueno y la implantación de un nuevo plan estratégico. La entidad ganó 370 millones de euros hasta el tercer trimestre, un 82,4% más que el mismo periodo de 2020, y se sitúa en línea con los objetivos anunciados. Los resultados superan las previsiones de los analistas, que esperaban 30 millones menos de beneficios. En los últimos 12 meses sus acciones se han revalorizado un 150% en Bolsa, y en la sesión de este jueves ha comenzado en positivo.

TSB, su filial británica, ha iniciado un nuevo rumbo tras las cuantiosas pérdidas de cientos de millones en trimestres pasados. Esta semana el Co-operative Bank ofreció 1.200 millones por ese negocio, oferta que fue rechazada. El consejero delegado de Banco Sabadell, César González-Bueno, ha asegurado este jueves, que el mandato del consejo de administración es no estudiar ninguna oferta que llegue por este banco. TSB aporta el 22% del beneficio total del grupo Sabadell, con 82 millones de euros hasta septiembre.

La mejora de la situación económica ha permitido al provisionar 500 millones menos que en septiembre de 2020. Si no se tiene en cuenta el negocio de TSB, los resultados únicamente del Sabadell presentan una caída del 20% en el beneficio. Los motivos: ahora no cuentan con la plusvalía de 293 millones por la venta del negocio de gestión de activos de septiembre de 2020 y, además, ha pagado 136 millones más en impuestos.

No hay un nuevo ERE en perspectiva

El banco ha realizado un fuerte plan de ajuste de personal y ahora cuenta con unos 2.900 empleados menos. Además, ha cerrado 400 sucursales respecto a septiembre del año pasado. Estas salidas de trabajadores han obtenido el respaldo del 100% de la representación sindical y se han acompañado de otras medidas adicionales de contención de costes, “lo que supondrá unos ahorros de 130 millones de euros anuales”, según apunta la entidad en una nota.

César González-Bueno también ha asegurado este jueves que no está prevista ninguna fusión con otra entidad ni hay intenciones de hacer otro expediente de regulación de empleo (ERE) en el futuro previsible: “No está en el horizonte”. Lo ha dicho en la rueda de prensa de presentación de resultados, donde ha comparecido junto al director financiero de la entidad, Leopoldo Alvear.

Sobre las huelgas sindicales, comentó que no interrumpieron “materialmente el servicio que planteábamos a los clientes”. Este recorte tendrá un coste de 331 millones, pagado con las plusvalías de la cartera de bonos, y los ahorros de anuales de 130 millones, el 85% se realizará en 2022 y el 100% a partir de 2023.

En cuanto al cierre de oficinas, González-Bueno dijo que es una dinámica inevitable, ya que hay reducción del 66% de mucha de la transaccionalidad de empresas en oficinas físicas, y donde el covid ha sido un acelerador. Preguntado por las quejas de los clientes ante este menor servicio, el primer ejecutivo del banco negó que se hubieran incrementado por esta razón. “No hemos notado un aumento especial”, dijo.

Alabanzas a las medidas anticrisis del Gobierno

González-Bueno alabó las medidas anticrisis del Gobierno, y de toda Europa, como los ERTES y las moratorias de los créditos ICO. “Han tenido un impacto muy positivo, hay que tener una perspectiva histórica ante la enorme preocupación que se tenía por la economía mundial, española y europea. Surgen siempre otras tensiones, como inflacionistas o de materias primas, pero han sido realmente eficaces”, añadió.

Por otro lado, González-Bueno, aseguró que la entidad no se plantea actualmente cobrar a los clientes particulares por los depósitos, ni en España ni en TSB. El directivo ha indicado que las comisiones “van a ser siempre un elemento competitivo y de rentabilidad de los bancos”, sobre todo en el actual entorno de tipos bajos, pero ha cerrado la puerta, al menos de momento, a cobrar por los depósitos.

 El Sabadell ha elevado el crédito un 0,4% en España aunque si se incluye el negocio británico los préstamos suben un 4,8%. El crecimiento se debe, en gran medida, al impulso de las hipotecas en España y a “la buena dinámica del crédito comercial a empresas, pymes y autónomos en España”, afirma el banco. El negocio principal de la entidad (margen de intereses y comisiones restados los costes recurrentes), presenta un crecimiento del 12,6% interanual y del 5,4% en el trimestre.

En opinión del consejero delegado, César González-Bueno, “los resultados apoyan la transformación de la entidad”. Por su parte el director financiero, Leopoldo Alvear, ha destacado en la nota de prensa que se ha consolidado la reducción de los costes, tanto en España como en Reino Unido.

Moratorias del ICO vencidas al 90%

La producción hipotecaria en España continúa su tendencia positiva en España y alcanza los 1.372 millones tras aumentar un 33% en términos interanuales y superar niveles prepandemia. A 30 de septiembre, la entidad ha dispuesto de unos 9.000 millones de financiación ICO de un total de 13.500 millones concedidos. En cuanto a las moratorias en España, ha vencido el 90% del saldo vigente. Así, del total de 3.246 millones concedidos queda un saldo vivo de 350 millones. En Reino Unido, de los 4.816 millones de libras concedidos en moratorias quedan en vigor 94 millones. Leopoldo Alvear comentó que no esperan una morosidad elevada al concluir las moratorias, pero que el pico de los impagados llegará a mediados de 2022.

A cierre de septiembre, los recursos de clientes en balance totalizan 157.930 millones, un 6,6% más interanual y el 4,5% sin TSB. Los depósitos a plazo suman 15.765 millones y se reducen un 28,9% respecto el ejercicio anterior.

Por su parte, el ratio de capital CET 1 fully-loaded, el de más calidad, se sitúa en el 12,12%, y aumenta 0,12 puntos respecto al trimestre anterior. Los activos problemáticos se mantienen estables en el trimestre y totalizan 7.377 millones de euros, de los que 6.004 millones son préstamos dudosos y 1.373 millones activos adjudicados. La ratio de morosidad se mantiene estable en el 3,59%, mientras que el coste del riesgo de crédito acumulado del grupo disminuye hasta los 0,51 puntos, reflejando una ligera mejoría sobre el trimestre anterior.

Por su parte, la filial británica reduce gastos en un 14%. También las provisiones, lo que impulsa su beneficio. La inversión crediticia en TSB crece un 18,5% interanual por el fuerte ritmo en la nueva producción hipotecaria. Por su parte, los recursos de clientes en balance ascienden a 41.509 millones de euros, con un aumento del 12,8% interanual y del 0,2% intertrimestral.

Sobre la firma

Íñigo de Barrón

Es corresponsal financiero de EL PAÍS y lleva casi dos décadas cubriendo la evolución del sistema bancario y las crisis que lo han transformado. Es autor de El hundimiento de la banca y en su cuenta de Twitter afirma que "saber de economía hace más fuertes a los ciudadanos". Antes trabajó en Expansión, Actualidad Económica, Europa Press y Deia.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS