_
_
_
_
_

IFM fracasa en su opa sobre Naturgy y solo consigue el 10,83% del capital

El fondo australiano anuncia que comprará ese porcentaje, lo que le permitirá tener un puesto en el consejo, y que apoya los planes de la empresa. Las acciones de Naturgy se disparan un 4,6% después de que la CNMV levantase la suspensión de cotización

Miguel Ángel Noceda
Vista de la sede de Naturgy en Madrid.
Vista de la sede de Naturgy en Madrid.Pablo Monge

El fondo australiano IFM ha alcanzado el 10,83% del capital de Naturgy en la opa parcial lanzada sobre el 22,69% de las acciones de la firma energética española. El vehículo inversor, que había fijado una aceptación mínima del 17%, ha anunciado su decisión de renunciar a esa condición y adquirir la totalidad de las acciones que han aceptado la opa, tal como afirmaba en el folleto de presentación de la oferta. Ese porcentaje le da opción a solicitar un puesto en el consejo de administración de la compañía, aunque su aspiración eran dos.

Como consecuencia, la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha suspendido “cautelarmente y con efectos inmediatos” la negociación de las acciones de Naturgy en Bolsa tras la difusión del resultado de la opa parcial. El 10,83% se corresponde con 105,2 millones de acciones y supone un desembolso de 2.318 millones de euros.

IFM tenía esperanza de que la oferta superase al menos el 17% y, de hecho, no quiso modificar la oferta, como le permitía la Ley del Mercado de Valores. “Las sensaciones que tenemos sobre la marcha de la opa son muy positivas”, ha declarado a Ep, Jaime Siles, vicepresidente y responsable de IFM en España. Fuentes cercanas al fondo subrayan, no obstante, que “no significa un fracaso”. El objetivo último era entrar en Naturgy, y se ha conseguido”, remarcan. Según otras fuentes consultadas, la mayor parte de las acciones compradas por IFM estaban en manos de fondos de inversión, mientras que ha habido menos movimiento entre minoritarios.

Tras conocer el resultado de la opa, IFM ha desplegado una batería de reacciones constructivas en busca de la pacificación después de más de seis meses de tensiones con la dirección de la empresa, que calificó la opa de “oferta no comunicada”, y con su máximo accionista, CriteriaCaixa —el hólding que gestiona el patrimonio de la fundación bancaria La Caixa—, que reaccionó con el anuncio de compra de acciones para elevar su participación del 24,8% al 30% (consiguió el 26,3%). En ese sentido, Jaime Siles ha agradecido “personalmente a todas las partes que han contribuido al éxito de la transacción y a todos los accionistas que han vendido sus acciones. Nos entusiasma la perspectiva de aportar nuestra experiencia y conocimientos técnicos para seguir apoyando la estrategia que el grupo tiene prevista”.

“Tenemos muchas ganas de trabajar estrechamente con los accionistas de Naturgy para que la compañía ponga en marcha su último plan estratégico, lo que implica ayudar a convertir [la energética] en un actor clave en la transición energética”, ha añadido Kyle Mangini, director global de Infraestructuras de IFM Investors. “Naturgy encaja perfectamente en la estrategia de IFM de invertir a largo plazo en activos críticos con flujos de caja sólidos, recurrentes y regulados”. Por su parte, David Neal, consejero delegado de IFM Investors, ha asegurado que “se trata de una inversión emocionante”. “Estamos”, ha dicho, “seguros de que nos ayudará a cumplir nuestro propósito fundacional, que es proteger y hacer crecer los ahorros para la jubilación a largo plazo de los trabajadores. Nuestra participación en Naturgy es otro ejemplo de cómo millones de miembros de fondos de pensiones, a través de IFM, pueden acceder a estrategias de inversión altamente diversificadas y a clases de activos a una escala que no podrían hacer solos”.

IFM ha informado de que apoyará activamente a Naturgy para contribuir a completar su visión a largo plazo de acuerdo a “un plan industrial que apoye la creación de valor de la compañía basado en inversiones sostenibles y razonablemente rentables vinculadas a la transición energética, una disciplina financiera y de estructura de capital (en línea con un su elevado rating) y una propuesta de dividendos prudente, en línea con la nueva política de reducción del dividendo incluida en el Plan Estratégico 2021-2025, o incluso potencialmente un dividendo menor si fuera necesario”.

El lío del dividendo

Esta referencia a la retribución al accionista ha sido uno los puntos de fricción durante la opa, después de que Siles anunciara a la prensa que estaba dispuesto a proponer la supresión del dividendo para impulsar el plan de inversiones, cifrado en 14.000 millones de euros hasta 2025.

La dirección de Naturgy respondió que esa propuesta supondría cambiar el plan estratégico y que no existía ninguna intención de modificar una decisión aprobada por el consejo de administración. Por su parte, Criteria, a través de un comunicado firmado por su presidente, Isidro Fainé, destacó que esa decisión sería nefasta para la obra social de la Fundación La Caixa, dado que el dividendo es un “pilar fundamental”. La obra social invierte más de 500 millones de euros al año en programas sociales, cultura y ciencia, investigación y salud, y educación y becas, y ver retirada esa fuente de ingresos supondría dejar de ingresar al menos 300 millones.

El plan estratégico de Naturgy plantea repartir un dividendo de 1,20 euros por acción hasta 2025, un 20% menos respecto a los 1,44 euros del último ejercicio, y un pay out (el porcentaje del beneficio que se reparte entre los accionistas) del 85% entre 2021 y 2025, si bien evaluándose de nuevo en 2023. Ahora, si se confirma la incorporación de un consejero, este tendrá oportunidad de plantearlo y discutirlo en el seno del órgano de administración de la empresa que preside Francisco Reynés. Al respecto, la empresa había reseñado que la entrada de nuevos consejeros dominicales supondría reducir el peso de consejeros independientes y que habría que estudiarlo.

Los otros accionistas importantes de Naturgy (los fondos de inversión CVC, con el 20,5%, y GIP, con el 20,7%) ya habían confirmado hace tiempo a IFM que no acudirían a la opa. Asimismo, la firma estatal argelina Sonatrach, con el 4,1%, socio histórico del grupo español además de suministrador de gas natural, tampoco ha ido a la oferta. Eso suponía que el capital que podía vender se reducía a alrededor del 30%.

El precio de la oferta era de 22,07 euros por acción de Naturgy, pagadero íntegramente en efectivo. Esa cifra suponía una prima del 19,7% respecto a la cotización de Naturgy el día anterior al anuncio de la oferta, es decir, el pasado 25 de enero. Desde entonces, los principales competidores de Naturgy han bajado un 17% de media: Endesa se ha dejado un 20%; Iberdrola, un 25%; EDP, un 15%; y Engie, un 8%. El mercado interpreta que la antigua Gas Natural Fenosa no sufrió descensos por estar inmersa en un proceso de opa; pero ahora se teme que puede tener una corrección a la baja. No ocurrió así este miércoles, cuando la acción subió más del 4%, ni este viernes, cuando se ha disparado casi un 5%.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Miguel Ángel Noceda
Corresponsal económico de EL PAÍS, en el que cumple ya 32 años y fue redactor-jefe de Economía durante 13. Es autor de los libros Radiografía del Empresariado Español y La Economía de la Democracia, este junto a los exministros Solchaga, Solbes y De Guindos. Recibió el premio de Periodismo Económico de la Asociación de Periodistas Europeos.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_