Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

IAG admite que el coronavirus golpeará su beneficio en 2020 tras una ola de cancelaciones en Asia e Italia

El grupo de Iberia redujo su beneficio un 40% en 2019 y ha perdido la cuarta parte de su valor en Bolsa en una semana

Coronavirus
Aviones de British Airways.

El grupo IAG —formado por British Airways, Iberia, Vueling, Level y Aer Lingus— admitió este viernes que sus resultados en 2020 se verán afectados por la crisis del coronavirus, que ya está provocando una caída en la demanda en las rutas asiáticas y europeas con Italia. Sin embargo, la evolución es tan incierta que no se atrevió a cifrar el impacto final. Este viernes, sus acciones volvieron a desplomarse en Bolsa, que en una semana han perdido el 26% de su valor. El grupo registró un beneficio de 1.715 millones de euros en 2019, un 40,8% menos que en 2018.

Luis Gallego, el actual presidente de Iberia, no lo va a tener fácil cuando sustituya el próximo 26 de marzo a Willie Walsh al frente de IAG. El pánico a volar por el miedo al contagio al coronavirus le está pasando factura.

El grupo reconoció este viernes que la crisis golpeará sus cuentas, aunque “dada la continua incertidumbre en relación con el potencial impacto y la duración de la Covid-19, en este momento no es posible proporcionar una indicación precisa sobre las perspectivas de beneficio para el año 2020”.
El grupo de aerolíneas ha visto cómo caía la demanda “significativamente” en las rutas italianas para marzo por las cancelaciones, lo que ha obligado a programar aviones con menor capacidad. Y avisa de que en los próximos días reducirá aún más su oferta, tanto en las conexiones con Italia como en viajes de radio corto.

La capacidad excedente se está redirigiendo a mercados en los que la demanda sigue funcionando: EE UU y España, para Iberia, y EE UU, India y Sudáfrica en el caso de British Airways.
Por el momento, el impacto neto de las cancelaciones actuales y la reubicación de capacidad disminuye en aproximadamente un 1% la capacidad planeada para 2020, en términos de asientos-kilómetro ofertado, situando el crecimiento en un 2% para el conjunto del año.
British dejó de volar a China el 29 de enero (tenía un vuelo diario a Pekín y Shanghái) e Iberia adoptó la misma medida el 31 de ese mes (tres servicios semanales a Shanghái). Además, la británica ha disminuido sus servicios a Hong Kong y hará lo mismo a partir del 13 de marzo en el salto a Seúl.

Tanto Walsh como su sucesor insistieron este viernes en que el grupo tiene experiencia en gestionar crisis similares y que la demanda suele recuperarse “muy rápidamente” cuando se vuelve a la normalidad.
Por el momento, el grupo de Iberia está sufriendo duras caídas en Bolsa. Este viernes su cotización cedió otro 8,78%, y en la última semana, las acciones han perdido el 26,1% de su valor.

IAG realizó este aviso aprovechando la presentación de resultados de 2019, ejercicio en el que registró un beneficio neto de 1.715 millones de euros, un 40,8% menos que el año anterior, debido a los cargos extraordinarios por los planes de pensiones de 672 millones.

Los ingresos ascendieron a 25.506 millones, lo que representa un aumento del 5,1%, mientras que los de pasaje repuntaron un 5% hasta los 22.468 millones. Iberia incrementó sus ingresos en un 9,2% (5.645 millones de euros) y Vueling, en un 5% (2.455 millones). Con datos proforma, todas las aerolíneas de IAG disminuyeron su beneficio de operaciones antes de partidas excepcionales.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >