Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Contenido patrocinado
TRANSFORMACIÓN DIGITAL

Formando desde ayer a los empresarios del mañana

La escuela de negocios ISDI se creó para ayudar a profesionales, emprendedores y compañías a dar respuesta a los retos planteados por la era digital. En sus aulas nacen muchos casos de éxito

Las clases de ISDI son lugares de ‘networking’, aprendizaje, creación de proyectos y comunicación.
Las clases de ISDI son lugares de ‘networking’, aprendizaje, creación de proyectos y comunicación.

Con el cambio de siglo no llegó el cambio de paradigma y eso Nacho de Pinedo lo sabe muy bien. Entonces trabajaba en una gran empresa y necesitaba contratar expertos en negocio digital para desarrollar el área de Internet cuando se encontró con un problema inesperado: “No había gente que supiera del tema”, recuerda. “No solo eso, es que ni siquiera había nadie que estuviera formando a este tipo de profesionales”.

Decidió ser él quien lo hiciera. De Pinedo es el fundador y consejero delegado de la escuela de negocios digital ISDI, una pionera en la educación de profesionales del futuro que lleva una década preconizando la transición digital.

“No estamos en una época de cambios, sino en un cambio de época”, asevera de Pinedo. “Y está sucediendo lo que sucede cada vez que surge una tecnología disruptora, como en su momento lo fueron el fuego o la escritura: su aparición produce una cantidad ingente de cambios en la sociedad y no todo el mundo sabe adaptarse”.

ISDI quiere facilitar esa adaptación. Es la escuela líder en formación digital en todo el mundo. Tiene sedes en Madrid, Barcelona, México DF y París, una empresa en Silicon Valley y un acuerdo para impartir clases en Harvard. Su expansión en estos diez años ha sido considerable, pero si de algo se siente orgulloso De Pinedo es del ecosistema que se ha ido construyendo alrededor.

Los alumnos y exalumnos de cursos como el DIBEX (Digital Business Executive Program), el Online MIB Español o el principal, el MIB (Master Internet Business), en el que se denominan a sí mismos “mibers”, han desarrollado un fuerte sentimiento de pertenencia. Los profesores (“Solo en el MIB hay más de 100, somos el máster con más profesorado del mundo”, comenta orgulloso De Pinedo) son profesionales del sector en activo y se involucran con el alumnado, creando sinergias e impulsando proyectos que van más allá de lo meramente académico.

Es el caso de Carlos Álvarez Ramallo, Agency Relationship Manager de Google España. Antes de ser profesor de ISDI, Álvarez fue alumno, promoción de 2013. “Cuando la situación económica y, peor aún, la de la construcción, donde estaba, no pasaban por su mejor momento”, añade con sorna.

Álvarez recuerda aquella época del máster como intensa, pero enriquecedora, ya que la compaginaba con su antiguo trabajo. “Cuando cerraba el ordenador el viernes y me iba al MIB, accedía a un mundo nuevo y en eclosión, yo trabajaba en el pasado y aquello era el futuro, todo era novedoso, estimulante”. Y lo mejor de todo: sigue siéndolo.

Las cosas han cambiado mucho desde que Álvarez cursara el máster. “Para que te hagas una idea, cada año se actualiza en torno al 60% de la materia que imparto”, explica. También parece haber cambiado el miedo a emprender. Un cuarto de los alumnos del ISDI es emprendedor, y desde la institución apoyan sus iniciativas en el ámbito de la aceleración, el networking y la comunicación.

“A mí me ayudó”, reconoce Gloria Molins, jefa de lanzamientos de experiencias de Airbnb. Antes de ser adquirida por esta multinacional de la industria vacacional, Molins fundó trip4real, una agencia de experiencias. Previamente, había pasado por el MIB de ISDI. Y antes, incluso, se había dado la vuelta al mundo. Fue en ese viaje cuando empezó a barruntar la idea de fundar una empresa para viajar de forma diferente, menos turística, más auténtica.

“Volví a Barcelona con mucho trabajo”, cuenta. “Pero pensé que mientras emprendía debía formarme en Internet business”. Todo lo que aprendía, lo iba aplicando. “Al ser un máster tan práctico, había módulos que podía llevar a la realidad en mi empresa enseguida”, relata Molins.

Ella se ha convertido en un ejemplo de éxito, pero cuando pasó por las aulas de ISDI era solo una alumna con una idea y una empresa en ciernes. “Nacho [de Pinedo] me ayudó mucho, al igual que los profesores… Les preguntaba por mi empresa y, al final, tenía un pequeño consultor especializado en cada área”, revela.

Alguno de esos consultores acabó convirtiéndose también en inversor lo que, sumado a business angels como Ferran Adrià y a alguna ayuda institucional, acabó de dar impulso a su empresa. El resto es historia. Una historia de éxito, como muchas de las que se fraguan en ISDI.

Diplomas en ‘blockchain’

ISDI es la primera escuela de negocios que entrega sus diplomas en blockchain. La idea puede sonar exótica y curiosa, pero es más práctica de lo que parece. “Solo hace falta ver la actitud de ciertos políticos y profesores en los últimos tiempos para entender su utilidad”, comenta Nacho de Pinedo, consejero delegado de la escuela de negocios.

El blockchain o cadena de bloques es una tecnología que descentraliza y distribuye los registros, lo que facilita rastrear y comprobar la autenticidad de los mismos. Aplicado a los títulos educativos, esta tecnología no solo da la garantía de autenticidad, sino que permite adjuntar en un diploma la información, los trabajos y las notas del alumno. “Todo esto se empaqueta y se lanza a una red de blockchain pública”, explica De Pinedo. Otro de los aspectos a destacar de estos diplomas informáticos es su practicidad, pues se pueden arrastrar e incrustar en plataformas como Linkedin o formatos como el PDF fácilmente. Para lo único que han demostrado ser menos prácticos que los tradicionales diplomas de papel es para enmarcarlos y colgarlos en el despacho. Pero todo se andará.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >