Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Consejeros y directivos de las cotizadas tienen aseguradas pensiones por valor de 1.110 millones

Las empresas destinaron 30 millones de euros en 2018 a los planes de jubilación de sus cúpulas

Patio de operaciones de la Bolsa de Madrid
Patio de operaciones de la Bolsa de Madrid

Quizás el mayor ejemplo de la burbuja salarial en la que viven los moradores de las plantas nobles de las sedes empresariales es el de las pensiones. En un momento en el que las dinámicas laborales y demográficas cuestionan la sostenibilidad del sistema público de prestaciones para la jubilación, los primeros espadas corporativos no paran de engordar su bolsa para cuando dejen de trabajar. En 2018, las empresas españolas cotizadas aportaron 30 millones a los sistemas de ahorro de sus ejecutivos. Con este empujón, las empresas tienen reconocidos derechos de pensión a favor de sus élites por valor de 516 millones de euros. Si a esta cifra se le suman los compromisos adquiridos con ex consejeros ejecutivos y ex altos directivos, la factura final por pensiones asciende a 1.110 millones de euros.

Pablo Hernández de Cos, gobernador del Banco de España, mostraba su preocupación en una reciente entrevista con EL PAÍS por el déficit que generará en el sistema la decisión de ligar las pensiones públicas al IPC. Hernández de Cos es el encargado de supervisar un sector, el bancario, donde los directivos de las entidades acumulan, de largo, las mayores pensiones privadas.

El BBVA es la entidad que más compromisos tiene con su cúpula: 409 millones de euros. Esta partida se distribuye de la siguiente forma: las pensiones de los actuales consejeros suman 19,64 millones; el banco reconoce a exadministradores derechos sobre 79 millones (en su informe, la entidad no lo especifica, pero esta cantidad coincide con la cifra a la que tenía derecho su expresidente, Francisco González, y que estaba externalizada en una póliza hasta su retiro); además, los altos directivos actuales acumulan 57,42 millones, a los que hay que sumar otros 253 millones de anteriores miembros de la alta dirección.

Consejeros y directivos de las cotizadas tienen aseguradas pensiones por valor de 1.110 millones

Al BBVA le sigue de cerca su gran rival. Los derechos de pensión acumulados en el Banco Santander suman 392 millones de euros. Los actuales consejeros tienen derechos valorados en 76,33 millones; en el caso de los antiguos administradores ascienden a 70,1 millones, mientras que para altos directivos y ex altos directivos las pensiones suman 66,5 millones y 179 millones, respectivamente.

En un principio, la aportación a los planes de pensiones privados había sido una práctica ceñida casi exclusivamente al sector financiero. Los ejecutivos bancarios no contaban con blindajes que les garantizasen una indemnización en caso de despido y las entidades lo compensaban con aportaciones anuales a su pensión. Sin embargo, en los últimos años esta política se está extendiendo al resto de sectores cotizados como constructoras, compañías industriales y operadoras de telecomunicaciones. ACS, por ejemplo, tiene provisionados 74 millones para el paquete de jubilación de sus consejeros; en el caso de Acciona, los derechos ya suman 16 millones, cifra similar a la de los administradores de Telefónica.

Retiros dorados

Entre los consejeros en activo, la ejecutiva que mayores derechos de pensión acumula de la Bolsa española es Ana Botín. El Banco Santander aportó el pasado año 1,23 millones al sistema de ahorro a largo plazo de su presidenta, quien de esta manera ya tiene 46 millones en su hucha de cara a la jubilación. En segundo lugar en el escalafón de las mayores pensiones figura Florentino Pérez. El presidente y máximo accionista de la constructora acumula derechos valorados en 42,4 millones. El tercero en esta clasificación es el consejero delegado del Banco Sabadell, Jaime Guardiola, quien atesora una pensión valorada ya en 22,4 millones. El cuarto en la lista es el nuevo presidente del BBVA, Carlos Torres, con un sistema de ahorro a largo plazo valorado en 18,5 millones de euros.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >