Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La CNMC y su homólogo francés suspenden la interconexión gasista entre España y Francia

Los organismos alegan que el proyecto no cumple con las necesidades del mercado

Obras del gasoducto Europeo en un tramo de Ripoll (Girona), en una imagen de archivo.
Obras del gasoducto Europeo en un tramo de Ripoll (Girona), en una imagen de archivo.

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) y el organismo galo de regulación de la energía (CRE) tumbaron este martes el proyecto de interconexión gasista entre España y Francia por el Pirineo Oriental. Según las entidades, el plan conocido como STEP (South Transit East Pyrenees), tal y como lo han presentado los transportistas, no cumple con las necesidades del mercado y tiene un coste demasiado elevado. Por estas y otras razones, rechazaron la solicitud de inversión presentada por Enagás y la francesa Teréga.

La inversión, solicitada el pasado julio a los organismos reguladores, ascendía a unos 442 millones, repartidos de la siguiente manera: 290 millones aportados por Teréga, para el tramo francés, y 152 millones por Enagás, para el español. El objetivo de esta infraestructura es mejorar la seguridad del suministro y crear una capacidad de intercambio adicional entre los dos países —de 180 GWh al día desde Francia a España y de 230 en sentido contrario— para avanzar hacia un mercado energético integrado europeo.

La CNMC y la CRE (Commission de Régulation de l'Énergie) rechazaron este martes la solicitud, aún reconociendo que la Península Ibérica debe seguir por el camino de la integración debido a su posición geográfica. Los reguladores alegaron que STEP no ofrece una capacidad firme de interconexión y que el coste de la infraestructura es demasiado elevado. Al mismo tiempo, incidieron en que ni el mercado se ha demostrado interesado en este proyecto, ni la actual interconexión entre España y Francia está congestionada. Es decir, existe actualmente capacidad no contratada casi toda ininterrumpible. Por último, los dos organismos arguyeron que el proyecto no garantiza el acoplamiento de precios entre los mercados de los dos países vecinos.

Por ello, sugirien llevar a cabo “evaluaciones adicionales” sobre el proyecto y buscar soluciones más eficientes que tengan en cuenta las motivaciones del rechazo y la evolución del escenario regional cuando se apruebe el paquete de energía limpia de la UE.

El proyecto STEP, que consta de un gasoducto de más de 200 kilómetros (106 de ellos en España y 120 en el lado francés), fue reactivado al inicio del año pasado por el Gobierno del PP. Llevaba varios años parado, desde 2012, cuando el Ejecutivo decidió suspender las autorizaciones administrativas para asegurar el equilibrio financiero en el sector del gas.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información