Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El negocio de recortar la factura de la luz

Emprendedores andaluces aprovechan el caos tarifario para facilitar servicios de ahorro mediante la revisión de las tarifas eléctricas

Contadores de la luz de un edificio residencial de Sevilla.
Contadores de la luz de un edificio residencial de Sevilla.

"Lo primero que nos pregunta el cliente es si lo que paga de luz es lo normal, si paga como sus vecinos”. “La gente no quiere que le hablemos de kilovatios, ni de emisiones de CO2, lo que le interesa es que le digamos cuántos euros se va ahorrar si, por ejemplo, pone la lavadora por la noche”. Las frases del director de Selectra España, Jaime Arbona, y del fundador de Luzcontrol, Lorenzo López, respectivamente, son dos ejemplos de las preocupaciones que tienen los consumidores cuando revisan su factura de la luz. “Un recibo que la gran mayoría no entiende”, añade López. Al calor de un mercado complejo que no ha dejado de encarecerse en los últimos años, empresas como Selectra y Luzcontrol han encontrado su espacio asesorando a los usuarios para que paguen menos por la energía que gastan. Estudios de consumo energético, comparadores de precios y medidores de energía son las bases de los servicios que ofrecen estas compañías. En el caso de Selectra España hasta facturar 6,5 millones de euros en 2017.

El germen de Selectra, la empresa que dirige Jaime Arbona, lo plantaron hace una década Aurian de Maupeou y Xavier Pinon durante su beca Erasmus en la Universidad de París. “Vieron lo complejo que era el cambio de titular, el darse de alta, así que pusieron en marcha un blog explicando todos estos trámites”, señala Arbona. Lo que comenzó siendo una bitácora es hoy un comparador de tarifas presente en varios países europeos. Tras nacer en Francia en 2007, la compañía llegó a España en 2013 y hoy tiene más de 400 empleados y acaba de abrir una sede en Sevilla. “Estudiamos las facturas del cliente, comparamos las tarifas, le asesoramos y le gestionamos el cambio”, explica el responsable de Selectra España. Señala que tienen acuerdos con 25 compañías y que el año pasado superaron los 110.000 clientes. “La clave es ajustar la tarifa a las necesidades de consumo”, añade Arturo Cardenal, CEO de Watiofy, otro comparador de precios con un año de vida y seis trabajadores. “Tenemos acuerdo con 17 compañías y comparamos las más de 500 ofertas que existen”, añade. En ambas empresas, el servicio es gratuito para el cliente y son las eléctricas las que les pagan por cada usuario nuevo. Tras estos primeros meses, Watiofy acumula 20.000 consultas y 200 clentes y espera obtener beneficios a partir del próximo año, al igual que Luzcontrol.

Sorpresa

Luzcontrol nació después de que Lorenzo López sacara la calculadora para revisar su último recibo. “Lo estudié, apliqué mis conocimientos profesionales y me di cuenta que podía ahorrar todos los meses”, asegura. Cuando sus amigos se enteraron del ahorro conseguido le animaron a que se lanzara a la aventura empresarial. “Somos independientes y la única cosa que le decimos al cliente es cuánto puede ahorrar sin necesidad de cambiar de compañía”, señala López. Dice que el ahorro medio puede ser de hasta 200 euros anuales. En su primer año de vida y con 10 trabajadores, esta start-up sevillana ha superado los 10.000 clientes y tiene una facturación de 250.000 euros. “Nuestra previsión es cerrar este año con 30.000 usuarios”, señala el responsable. El procedimiento de Luzcontrol es sencillo. “El cliente nos envía su factura, estudiamos su consumo y le devolvemos, de forma gratuita, un informe de eficiencia energética en el que se detallan los cambios que debe realizar para pagar menos mensualmente, con su misma compañía y sin disminuir su consumo”, explica López. Con esta información, el usuario puede abonar una media de 25 euros para que Luzcontrol realice los cambios con su comercializadora o hacerlos él mismo.

Algunas comercializadoras cobran a los clientes y otras a las eléctricas

López señala que de cada cuatro facturas que llegan a su empresa, “tres son susceptibles de ahorro”. O lo que es lo mismo, entre el 20% y 25% de los recibos no se puede abaratar. Según estos empresarios, el principal ahorro viene marcado por las diferentes opciones que ofrece la tarifa regulada (PVPC), cuyo precio cambia cada hora en función de la oferta y la demanda. “En la gran mayoría de los casos, el ahorro viene al cambiarse a una tarifa por discriminación horaria, en la que hay unas horas en las que la luz es más cara y otras más barata”, señala Cardenal. Otra opción es acogerse al bono social, que supone un descuento de entre el 25% y el 40% para personas con rentas bajas o en situación vulnerable. “Hay usuarios que ya lo tienen contratado, pero otros muchos no, incluso, algunos ni lo conocen”, señala López. Los empresarios también señalan que es muy importante saber la potencia contratada. “Normalmente se tiene más de la que se necesita”, agrega Arbona antes de explicar que su empresa también organiza compras colectivas. “Cuando reunimos a un número considerable de clientes, entre 30.000 y 70.000, acudimos a las comercializadoras para conseguir precios más competitivos, es como una especie de subasta”, señala. Esta tarifa estará vigente durante el tiempo acordado en el contrato, independientemente de que varíen los precios, explica la compañía.

Ahorro

“El ahorro global de nuestros clientes fue de 11 millones el pasado año”, apunta el directivo de Selectra España. “El usuario puede conseguir un ahorro de entre el 10 y el 15%”, agrega Ignacio Vives, director técnico de Mirubee, una empresa que desde hace tres años comercializa medidores de energía que permiten al cliente conocer en tiempo real su consumo a través de una aplicación informática. “Con esta información, le decimos qué tarifa le conviene y qué puede hacer para gastar menos”, explica Vives. Con cinco trabajadores y una facturación de 500.000 euros, Mirubee comenzó a tener beneficios el año pasado.

Para estos empresarios, las recientes medidas tomadas por el Gobierno central en materia energética evidencian “la necesidad de tomar cartas en el asunto”. “Este debate para nosotros es positivo porque la gente se da cuenta de que la factura de la luz es un problema. En las últimas semanas nos están llegando más facturas”, afirma el responsable de Luzcontrol. “Esto hace que se interesen más por el tema y acudan a los especialistas”, añade Arbona.

El alza de los precios ha estimulado que muchos consumidores se cuestionen sus recibos

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >