Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La avanzadilla de las cero emisiones

Sube la demanda más híbridos y eléctricos, pero estos modelos son muy pocos en el total de los matriculados

Cada vez más infraestructuras permiten el uso de los coches eléctricos en la ciudad.
Cada vez más infraestructuras permiten el uso de los coches eléctricos en la ciudad.

Vivimos el cambio más trascendente de los últimos años en materia de movilidad. Adaptarse a las restricciones es una necesidad. Y hay vocación, pero falta desarrollo por parte del que fabrica y el que provee de infraestructuras”. Así resume la transición a combustibles sin emisiones Jesús Domínguez, director de Renting Flexible en ALD Automotive España. Las multas y normativas anticontaminación exigen cambiar cuanto antes los vehículos. Y en este panorama, el alquiler saca la cabeza. Fabricantes, financieras y empresas de renting y leasing se preparan para la sostenibilidad ante las exigencias de las Administraciones. Pero la evolución va lenta: el mercado aún está lejos de dar salida a la demanda de cero emisiones; alrededor de un 70% de los coches que se compran nuevos siguen siendo diésel.

Mientras aumentan las restricciones de tráfico por los altos niveles de dióxido de carbono y óxido de nitrógeno en el aire, el perfil del conductor cambia y pierde el apego al coche: quiere llegar, aparcar y ahorrar. La movilidad ha pegado un volantazo, consecuencia de la economía compartida, y el renting es solución ágil para renovar la flota. Pero hay más demanda que posibilidad real de sacar coches al mercado. Así lo cuenta el portavoz de ALD, defensor de “una transición sensata”. “En el eléctrico, los plazos son limitados en volumen y tardan. Las baterías no están preparadas para sustituir al diésel o la gasolina. Nadie quiere invertir en un modelo que quedará obsoleto con baterías con más autonomía. Los vehículos sostenibles son más un deseo que una realidad, por capacidad productiva en plazos razonables”. Su visión es compartida por Anfac, la asociación que representa a los fabricantes. “Hay muchos planes y encuestas que hablan de que a los usuarios les gusta el eléctrico; hay un interés especialmente en los híbridos, pero la transición que viene ha de ser no forzada, en plazos razonables y con una estructura. Si se genera demanda, hay que dar ayudas”, apuntan desde el gabinete de comunicación de este organismo.

Amovens trata con todas las partes implicadas, especialmente desde que hace dos años dio el salto al renting para particulares. Aunque creen que “las multas agudizan el ingenio de los departamentos de Innovación de las marcas y sacan de la zona de confort a las empresas de renting”, les preocupan los plazos. “Se espera que el parque se renueve en dos años y eso no es viable. Se han hecho los deberes a un ritmo frenético, pero hay miles de euros en riesgo latente”, apunta Mario Carranza, consejero delegado de la compañía. Domínguez refuerza esta idea. “Es un riesgo grande para los fabricantes apostar por la movilidad eléctrica. Es una inversión fuerte en un mercado que no sabes cómo se va a comportar”. Hay que recordar que entre un 60% y un 75% de las peticiones de flotas tanto de empresas como de particulares (aunque en menor medida) son diésel. “Es normal, porque además hay mucho diésel que apenas contamina. Todos queremos opciones sostenibles pero, cuando podamos cargar los coches con energías renovables, entonces podremos hablar de alternativas de verdad”, cita el directivo de ALD.

Javier León, director de Sabadell Renting y presidente de la Asociación Española de Leasing y Renting, pone en valor el papel de empresas como Toyota o Mercedes. “Daimler sabe que con Car2Go pierde dinero pero ha sido tremendamente rápida y lista en sacarle partido: no son una marca, sino una empresa que gestiona movilidad. Toyota ha lanzado el mensaje de: Conduce como piensas. Ha entendido lo que pasa”, apunta. Sabadell lleva dos años probando con sus trabajadores nuevos modelos de movilidad, desde vehículos 100% eco (con carga en sus oficinas y ahorro en pago de peajes y aparcamientos) hasta el carsharing de motos y coches y el VTC. “El futuro pasa por combinar todos los modelos. No tiene sentido que haya un parque de 90% de coches parados”. La financiera bancaria asegura que un 10% de los nuevos vehículos que se contratan por renting son ya híbridos o eléctricos.

Desde LeasePlan, el empeño está en educar a sus clientes. “Les ofrecemos asesoramiento e información sobre las opciones a su alcance y les mostramos las ventajas de la movilidad de bajas emisiones”, explican. “Estamos centrados” dicen, “en lograr que toda nuestra flota de vehículos de clientes sea de cero emisiones en 2030”. Amovens augura la explosión del coche limpio en su sector en 2019. “Se pensó que nunca crecería este mercado si no había incentivos fiscales, pero ha sido la economía colaborativa, el carsharing, los viajes compartidos… los que han hecho que se vea el subalquiler como un formato inteligente”, asegura Carranza. “No se busca coche, se busca movilidad rápida, eficaz, cómoda, facilidad de aparcamiento, adaptado a cada circunstancia vital”. La tendencia que más se reclama y que todos los actores han previsto hace tiempo es el alquiler flexible, es decir, poder cambiar de coche antes, no esperar 48 meses, sino, por ejemplo, un mes. El directivo de Sabadell pinta un futuro que pasa por los modelos flexibles y “será por suscripción”. “Pagarás una cuota por un coche estándar y tendrás unas semanas al año que podrás usar un descapotable, un todoterreno para ir a la nieve... a la gente joven no le cautiva el placer de conducir sino de llegar”.

Bajo voltaje

El mercado del renting es el que mejor acoge el coche de energía limpia (eléctrico o híbrido). No es un dato sorprendente: son coches con mayor rotación, con contratos de 1 a 48 meses. Pero toca leer el dato en el contexto actual, con las primeras restricciones de acceso a las grandes ciudades y protocolos de contaminación más estrictos a raíz de las multas llegadas de Europa. Del total de coches matriculados desde enero (1.221.183), un 0,70%, 8.589, son cero emisiones. Del total de coches matriculados de renting (209.955), un 1,23% se mueve con energía limpia, un total de 2.589 coches, según la Asociación Española de Renting de Vehículos (AER). Agustín García, presidente del organismo, lee estas cifras en clave de "cambio de modelo". "Se persigue la movilidad como un servicio, sobre todo en las urbes, con más incertidumbres y limitaciones de circulación".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >