Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

MásMóvil registró pérdidas de 102,8 millones pero bate todas sus previsiones

El cuarto operador incrementó sus ingresos un 16% y ganó casi un millón de clientes en 2017

MasMovil
Una tienda distribuidora de MásMóvil en Madrid.

El operador de telecomunicaciones MásMóvil registró unas pérdidas ha cerrado el ejercicio 2017 con unas pérdidas netas de 102,8 millones de euros, multiplicando por 2,6 veces más que los 39,8 millones que perdió en 2016, debido al impacto de elementos extraordinarios como el convertible de ACS, ya refinanciado.

Pese a esas pérdidas contables, MásMóvil ha superado todos los objetivos previstos en su plan de negocio. los ingresos totales de MásMóvil crecieron un 16% en 2017 hasta los 1.301 millones de euros, de los que 1.007 millones fueron ingresos por servicios fueron de 1.007 millones de euros, un 20% más, según informó la empresa a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV),.

El resultado bruto de explotación (Ebitda) recurrente ha cerrado en 238 millones de euros, el doble que hace un año y por encima de los 235 millones de euros previstos. Además, ha registrado 946.000 altas netas de móvil postpago y banda ancha, frente a las 800.000 que se había fijado. El margen de EBITDA recurrente durante 2017 se situó en el 18,3%, frente al 10,6% del año pasado.

El resultado neto reportado se ha visto lastrado por el impacto negativo de 142 millones de euros de la contabilización del convertible de ACS, la mayoría registrado en el primer semestre de 2017 y que no implica salida de caja; por costes no recurrentes de 22 millones de euros incurridos en 2017 y por gastos financieros no recurrentes por valor de cuatro millones de euros.

Asimismo, han afectado negativamente a las cuentas de 2017 la amortización de la base de clientes adquirida, por un total de 21 millones de euros; los costes relacionados con el plan de incentivos de directivos y el incremento del precio de la acción en 2017, por importe de siete millones de euros; los intereses de los convertibles de Providence y de ACS, que suman 22 millones de euros, y el ajuste por el impacto fiscal de los puntos anteriores por 19 millones de euros. Descontando estos extraordinarios, el cuarto operador habría obtenido un beneficio neto de 96,6 millones de euros en el conjunto del ejercicio.

En el cuarto trimestre de 2017, MásMóvil logró un beneficio neto de 45,3 millones de euros en términos reportados y de 51,5 millones de euros en ajustados, frente a las pérdidas de 39,4 millones de euros de hace un año. Los ingresos totales aumentaron un 17%, hasta 351,8 millones de euros, y el Ebitda recurrente un 143%, hasta los 69,7 millones de euros.

En cuanto a sus resultados comerciales, el grupo cerró el año 2017 con alrededor de 5,51 millones de clientes, un 25% más que el año pasado, de los cuales cinco millones son de móvil y 504.000 de banda ancha fija. En el mercado de la portabilidad móvil, la compañía registró un saldo neto de 400.000 nuevos clientes.

Del total de clientes de telefonía móvil, el 78% pertenecen al segmento de postpago. Durante 2017, captó 564.000 nuevos clientes de esta modalidad hasta alcanzar los 3,9 millones, un 17% más que el año pasado. En banda ancha fija contaba a finales de 2017 con 504.000 clientes, multiplicando por cuatro la cifra con la que cerró el año anterior, tras sumar 382.000 nuevos clientes, de los cuales 134.000, fueron en el último trimestre.

A finales del año pasado, MásMóvil, que ha ampliado su acuerdo de inversión en despliegue de fibra con Orange, contaba con 10,4 millones de hogares comercializables con su oferta de fibra (2,1 millones con fibra propia), más de 10 veces más que los que tenía a final del año anterior. Además, gracias a su red móvil propia y a los acuerdos con otros operadores, su cobertura 4G es del 98,5% de la población española.

Previsiones para 2018

De cara 2018, estima elevar sus ingresos por servicio más de un 10%, alcanzar un Ebita recurrente de 300 millones de euros y registrar un aumento combinado neto total de líneas fijas de banda ancha y líneas móviles post-pago de más de 800.000.

Además, espera alcanzar unos gastos de capital (capex) de 305 millones de euros, de los que 210 millones irán destinados al desarrollo eficiente de su red de fibra con tres millones de hogares conectados, 50 millones al mantenimiento de sus redes y los otros 45 millones a proyectos estratégicos. Adicionalmente, destinará 80 millones más a costes comerciales para soportar su crecimiento en clientes como: equipamiento, instalación, logística, etcétera.

Para los próximos tres años, el operador espera que sus ingresos crezcan a doble dígito hasta 2020; un Ebitda recurrente para ese año de entre los 460 millones de euros y 480 millones, el doble que en 2017, y un margen de Ebitda recurrente superior al 25% en 2020.