Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los promotores inmobiliarios piden reformas legales para atraer al comprador joven

La agilización urbanística y que las entidades financien más del 80% de valor de la vivienda son algunas de las recetas que propone el sector

Construcción de vivienda nueva en Madrid.
Construcción de vivienda nueva en Madrid.

Facilitar el acceso de los 14 millones de jóvenes a la vivienda de forma inaplazable, sobre todo al colectivo que va de 25 a 35 años y que no está comprando. Porque la demanda de reposición (propietarios que cambian a una casa mejor) se agotará en una plazo de dos años. Este es uno de los retos a los que se enfrenta el resucitado mercado inmobiliario español. Los promotores apuestan por un sector eficiente y sostenible y para ello reivindican una Ley de Suelo que cierre el paso a los "oportunistas y facilite el acceso a los profesionales, consensuada y perdurable en el tiempo". Esta es una de las peticiones lanzadas hoy por Juan Antonio Gómez-Pintado, presidente de la patronal de promotores y contructores APCE durante su asistencia a la Conferencia Inmobiliaria, la antesala de la decimonovena edición del Salón Inmobiliario Internacional de Madrid, SIMA, que arranca oficialmente mañana jueves.

También ha pedido acometer una reforma fiscal que simplifique y abarate los costes de construcción, y ha recordado una vez más la urgencia de abordar la agilización urbanística, que siguen retrasando la promoción inmobiliaria en lugar de agilizarla.

Juan Fernández Aceytuno, consejero delegado de Sociedad de Tasación, ha resaltado la heterogeneidad en la recuperación y los precios de la vivienda en un sector catalizado más en estos momentos por la inversión que se refleja en zonas como Madrid, Barcelona o Baleares, y que coexisten con otras áreas de crecimiento más prudente como Rioja, Navarra o País Vasco. En este sentido, el directivo de Sociedad de Tasación ha apostado por crecimientos de precios más sostenidos y moderados "que no traigan burbujas". Aceytuno ha puesto de relieve que el sector inmobiliario tiene que escuchar al cliente, y en especial al joven, cuya frontera entre el alquiler y la compra está mucho más difuminada, y al que "hay que dar lo que busca, ya sea para comprar o para alquilar".

Para conseguir el reto que se ha propuesto el sector de construir 150.000 viviendas nuevas anuales y evitar burbujas hay que abordar el problema de la financiación. “Cuando se financia al promotor el suelo sube y entonces nos vamos alejando del objetivo de la vivienda asequible. Por eso las entidades financieras deberían dar más dinero al comprador y menos al promotor”, ha señalado Francisco Javier Albéniz Lizarraga, director general de Premier España. “En Francia el ahorro medio que tiene el cliente que entra a una oficina de ventas no supera los 6.000 o 7.000 euros, el resto se lo financia el banco. En España, sin embargo, ocurre una cosa curiosa, más del 50% de los compradores los son gracias a sus padres, a la solidaridad familiar. En Madrid o Barcelona, por ejemplo, una vivienda de tres dormitorios puede rondar los 200.000 euros y el comprador tiene que conseguir 60.000 euros en dos años y ese es el problema que limita el acceso a esta vivienda, su capacidad de ahorro, lo que explica que muchas veces seamos nosotros los que no queremos hacer esa venta porque estamos convencidos de que ese cliente no va a ser financiado. La solución debería pasar porque estas personas consiguieran más del 80% de financiación de los bancos”, añade Albéniz.